La directora ejecutiva de Corpovisionarios afirmó que para este proceso es importante impulsar el autocuidado de los colaboradores

Laura Neira Marciales - lneira@larepublica.com.co

La coyuntura que se vive a nivel mundial ha representado nuevos retos para las personas y para las empresas, que en tiempo récord tuvieron que acomodar todos sus procesos a la virtualidad.

Pero más allá de los temas laborales, o de asegurarse de los requerimientos técnicos, las empresas también tienen que velar por el cuidado del factor humano, porque “las compañías tienen la misión de ponerse en los zapatos de sus colaboradores pues la empresa se metió a la casa”, explicó Viviana Barberena, directora ejecutiva de Corpovisionarios.

Entendiendo las posibilidades que tienen desde sus hogares, la directiva señaló que se deben respetar horarios laborales, buscando la manera de mantenerlos motivados e integrarlos a su sistema cultural, que para muchos termina siendo un salario emocional que compromete a los colaboradores con la empresa.

Es ahí donde radica la importancia de la cultura ciudadana en las compañías, que en este escenario se debe ver desde el papel del trabajo como medio de construcción de ciudadanía.

De cara a la reapertura paulatina de la economía también adquiere importancia, pues por más normas que establezca el gobierno y la compañía, su implementación solo tendrá éxito si también se promueve la regulación personal y colectiva, el sentir que una persona se cuida no solo por su salud y bienestar, sino por el de quienes lo rodean.

Ante esto, Corpovisionarios, también resalta que se debe reconocer a quienes lo hacen de manera correcta en las organizaciones, pues “visto desde la mutua regulación, algunos actuarán motivados por este reconocimiento mientras otros cambiarán su comportamiento negativo por la sanción social que representan”, agregó Barberena.

De la mano con ello, también está el reto de armonizar las narrativas de los colaboradores sobre la cultura y el cuidado, haciéndole frente a quienes no cumplen con las medidas de bioseguridad o que no están alineados con las medidas tomadas por la empresa, pues “ estas expectativas comienzan por desincentivar el cambio de comportamiento deseado”.

Estos esfuerzos se reflejan en el momento en el que se logra que todos se conecten con el sentido y aplicación de las normas desde sus acciones, entendiendo su efecto, para que lideren la creación de una consciencia colectiva.

Desde la perspectiva de Corpovisionarios, tener una buena política cultural permite estructurar un foco de trabajo para los temas comportamentales, además de ayudar a simplificar la agenda de cambio, pues brinda claridad sobre lo que se debe hacer y cómo hay que ejecutar los planes de acción para que tengan un resultado positivo, así como ahorrar recursos dispersos, pues al existir un foco claro todo se direcciona en un solo camino.