jueves, 22 de agosto de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Camilo Giraldo Gallo - cgiraldo@larepublica.com.co

Con el fin de apoyar la innovación de las empresas de Bogotá y Cundinamarca, la Cámara de Comercio de la ciudad y el Departamento Administrativo de Ciencia, Tecnología e Innovación (Colciencias) destinaron $1.500 millones para encontrar las mejores ideas que creen valor en la industria y el comercio.

A través de Bogotá Innova, que está enmarcado en las Alianzas Regionales que el ente oficial tiene con otras cámaras del país, buscan formar en los próximos dos años a 150 empresarios en gestión de la innovación.

Mañana cerrará la convocatoria para las ideas que quieran presentar los empresarios de Bogotá, de las cuales serán escogidas 30 para iniciar un proceso que lideran las dos instituciones. Tendrá cuatro etapas: nivelación en temas de innovación, que busca generar competencias básicas; evaluación, que mira el comportamiento del empresario en la etapa previa; innovación, que entrena en las metodologías; y ejecución de los proyectos, en la que se da un plazo de seis meses para presentar resultados.

“En los tres años que llevamos haciendo la convocatoria hemos tenido un crecimiento en las solicitudes de 6% anual en promedio. Los empresarios ya empiezan a darse cuenta de que la innovación se convierte en una necesidad para poder generar valor y aumentar la competitividad de sus organizaciones”, dice Manuel José Moreno, director de Bogotá Innova.

Según explica Moreno, los proyectos que han sido seleccionados en los años anteriores todavía están en la segunda etapa, y muy pronto empezarán con el desarrollo de las actividades comerciales, para las que reciben apoyo financiero. Sin embargo, anota que unos pocos ya salieron a probarse y están generando retornos de la inversión de 169%, en promedio.

“El fomento de la innovación involucra a muchos actores, y requiere del trabajo articulado de los sectores público y privado. El Gobierno, de un lado, genera el entorno favorable para el funcionamiento del Sistema de Innovación. El sector privado, del otro lado, es quien propicia el largo plazo en la ejecución de las estrategias, define criterios para prioridades estratégicas, evalúa la consistencia y el impacto de las políticas e invierte también en ciencia, tecnología e innovación”, señala Julián Domínguez, presidente de la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio (Confecámaras).

Baja inversión en Innovación
La importancia de programas como este queda demostrada con las pobres cifras de la atención que se le presta en el país al asunto de la innovación y la ciencia. Según cifras de la Cámara de Comercio de Bogotá, en Colombia la inversión que se hace para estos temas por parte de las empresas es menor, pues solo 9% de ellas hacen desarrollos.

De acuerdo con el Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología, el crecimiento que han tenido los recursos destinados a estos avances ha sido mínimo en la última década. Según la última medición, mientras que en 2002 la inversión era de 0,305% del PIB, en 2012 esta llegó a solo 0,449%. En Argentina esta es de 0,70%, y en Brasil, 1,62%.

“Queremos que los empresarios de la región adopten una cultura orientada a la innovación y que la perciban como un proceso sencillo que pueden aplicar a su cotidianidad empresarial, ya que es importante impulsar la implementación de procesos de cambio, para entrar a nuevos mercados”, precisa Moreno.

Alianzas de Innovación en región
Pero no solo la CCB está trabajando para apoyar a los empresarios de su región, sino que las otras entidades de este tipo también lo hacen gracias al convenio que se firmó a través de Confecámaras.

Uno de los proyectos que han surgido como resultado es el Parque Biopacífico, en el Valle, que a través de desarrollos tecnológicos busca devolverle competitividad al sector productivo y el agro colombiano. Además de esto, ha encontrado cómo proteger la biodiversidad y aprovechar el espacio con el que se cuenta para impulsar la agroindustria.

Para ir más allá de las imitaciones
De las empresas colombianas que hacen trabajos de innovación, según datos de la Cámara de Comercio de Bogotá el 60% utilizan principalmente tres mecanismos para hacerlo: la adaptación de productos, el desarrollo de tecnología y la mejora de los procesos productivos. No obstante, según la misma entidad esta forma de innovar no crea un verdadero valor, pues lo que hace básicamente es imitar y eso crea un rezago y un esfuerzo mínimo por crear algo original. Por eso lo que se busca con programas como Bogotá Innova es encontrar las ideas más originales.

Las opiniones

Julián Domínguez
Presidente de Confecámaras

“El fomento de la innovación involucra a muchos actores y requiere del trabajo articulado de los sectores público y privado”.

Manuel José Moreno
Director de Bogotá Innova

“Los empresarios ya empiezan a darse cuenta de que la innovación es una necesidad para generar valor y aumentar la competitividad”.