lunes, 10 de agosto de 2020

Enhorabuena que el Presidente haya puesto a andar una coalición de empresarios y funcionarios para identificar oportunidades de adquisición de futuras vacunas contra el covid

EditorialLR

Hace varias semanas advertimos que era necesario el desinteresado papel de los empresarios en ayudar al Gobierno Nacional en pos de tener una eventual vacuna al alcance de los colombianos. La idea surgió de ver cómo en otros países el sector privado era protagonista de primera línea, no solo en el desarrollo científico de la anhelada vacuna, sino en su distribución; desde ese momento se ha visto cómo la industria global ha asumido el reto de masificar los tratamientos y las vacunas para resolver entre todos, sin mezquindades, un problema que ha sumido a la humanidad en una crisis sanitaria sin precedentes y una crisis económica derivada del único antídoto que se tenía: la cuarentena.

¿Por qué es importante que los empresarios se comprometan y colaboren en estos momentos? Por el simple hecho de que no les asisten intereses políticos, ni su gestión profesional está regida por los tiempos de las elecciones. Además son los expertos en negociaciones a escala global, en trámites de importación, tienen relaciones con sus pares en todo el mundo y hoy más que nunca están jugados con el valor compartido, ese viejo aporte académico de Michael Porter que ha logrado que las organizaciones tengan como foco principal atender las necesidades del entorno o sociedad en donde se desempeñan.

Durante esta pandemia y en tiempos de poscovid, los aportes de Porter se convierten en la herramienta empresarial idónea en la búsqueda de mayores beneficios compartidos haciendo que las empresas retribuyan lo alcanzado mediante el compromiso que tenga con la sociedad que lo rodea para alcanzar un crecimiento o la solución a los problemas coyunturales. El valor compartido bien entendido es un “gana-gana”, en el que las empresas impulsan a las comunidades de las que hacen parte o las que afecta para crecer y generar riquezas. La coalición que ha invocado el Presidente Duque es una manera eficaz de solucionar dos pendientes en el mundo corporativo y de coyuntura social: trabajar con las comunidades directas y solucionar una problema que los aqueja a todos.

Parafraseando a Porter, “si una sociedad entra en decadencia por la inexistencia de facilidades económicas o riquezas, las empresas se verán duramente comprometidas en poco tiempo. El valor compartido busca principalmente reinventar la imagen de las empresas a las cuales la sociedad considera materialistas”. Es un momento de grandeza el que se empieza a gestar con la llamada del Presidente, a la cual no se puede ser inferior y hay que dar los resultados esperados, alejados de los intereses politiqueros que pueden mover a los funcionarios de turno en los ministerios o al interior del Ejecutivo. No se trata de negocios, se trata de valor compartido en donde todos salgamos beneficiados en algo tan básico como mejorar el acceso a la vacuna contra el covid cuando esta esté disponible para ser producida y todos los colombianos tengan la certeza de que hay una valiosa coalición trabajando para hacer realidad ese sueño universal.

La pandemia, la cuarentena y el mismo covid, debe ser una oportunidad para expandir las conexiones entre el progreso económico y el social: “la generación de valor económico empresarial, está relacionada y depende de la creación de valor para la sociedad”.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 26/09/2020 El dinero barato debe llegar a los cuentahabientes

Es histórico: la tasa de interés del Banco de la República al sistema financiero está en 1,75%, un costo nunca visto en Colombia, al tiempo que el costo de vida anualizado no supera 2%

Editorial 25/09/2020 El salto digital de la pandemia no se puede perder

Si algo bueno va dejando la pandemia con sus cuarentenas a bordo es la aceleración de la transformación digital de las empresas, que no se debe ralentizar en los próximos meses

Editorial 24/09/2020 Todo comienza con la confianza comercial

El Índice de Confianza Comercial se ubicó en 13,8% por primera vez en seis meses, lo que señala el camino de una recuperación, pero hay que traducir el dato en realidad económica

MÁS EDITORIAL