.
EDITORIAL ¿Tiene el Emisor camino distinto a subir la tasa?
lunes, 4 de abril de 2022

La actual coyuntura es una prueba de fuego para las escuelas económicas, siempre en choque por la decisión del alza de las tasas de interés ante una inflación ya galopante

Editorial

La gran mayoría de las personas no conocen mucho de teoría económica, pero todas saben cuándo un producto o servicio ha subido de precio, más aún, administran el dinero con base en sus ingresos y gastos; incluso para otras generaciones la palabra economía era sinónimo de ahorro, un artículo era económico o caro.

Al nuevo Presidente de la República lo va a elegir la economía por primera vez en varias décadas, los temas de la guerra, narcotráfico, paz y orden público, son determinantes, pero es sobre la inflación, las pensiones, los hidrocarburos, la deuda externa y el desempleo, en donde se está dando la batalla por el favor de los electores. Es el modelo económico el que está en discusión en un momento en que la informalidad es mayoría, los precios están por las nubes y el acceso al crédito bancario se ha encarecido.

Colombia tiene unas autoridades económicas bien establecidas y que han funcionado bien: unos ministerios de la producción como son Comercio, Agro, Minas, más uno rector de Hacienda y Crédito Público, acompañados por varias entidades cruciales, Planeación Nacional y el Dane, solo para evacuar la participación del Ejecutivo; y está el Banco de la República, entidad independiente que emite el dinero y vela por el poder adquisitivo de la moneda. Hay un modelo económico funcionando basado el libre mercado, la propiedad privada, el libre comercio, la libertad de empresa y todo un encadenamiento que le permite a las personas crecer en bienestar, desarrollarse en lo económico y hacer progresar a sus familias, al tiempo que el Estado invierte en disminuir la precariedad y garantizar el acceso a las oportunidades que brinda una economía de mercado.

No obstante, siempre habrá asimetrías por corregir en el modelo como el desempleo, la inflación, entre otros flagelos que hoy aquejan al país, que son pendientes permanentes de los economistas. Por estos días, hay un gran debate teórico y académico sobre la inoportunidad del Emisor de duplicar las tasas de interés en solo cuatro meses, una decisión que puede obedecer al enfoque monetarista de la entidad que decidió que la inflación, por ejemplo, es problema de precios, consecuencia del crecimiento de los medios de pago que están desbordando la demanda de dinero presente en la economía. Pero quizá dicho aumento de precios no sea por exceso de dinero, de crédito o de gasto público, sino por externalidades y secuelas de la pandemia.

El crédito para los hogares fue estrangulado y financiar las compras de vivienda y bienes durables no se dará en el corto plazo, pues al mismo tiempo las empresas no podrán endeudarse para generar puestos de trabajo y los hogares dependen de la capacidad de pago que brinda un salario. ¿Existen otros caminos alternativos a subir las tasas? La inflación es un hecho inocultable al que se le debe dar manejo, desde octubre pasado los precios están aumentando primero que los costos de producción, pero ahora dichos costos están disparados y la variación de precios no solo se hace insostenible, sino que será el caballo de batalla electoral para los discursos populistas, dado que el incremento de los precios merma el poder de compra de los salarios, socava los ahorros, aumentando la pobreza de los hogares más vulnerables a una inflación elevada; la gran paradoja es que quienes sobreviven del rebusque o la agricultura de subsistencia (el pan coger) pueden sobrevivir a este embate.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 16/05/2022 A consolidar a Estados Unidos como el socio

Lejos de ser el aliado político más importante, Estados Unidos se ha fortalecido como un socio comercial sin competencia a la vista y el éxito del TLC solo es una muestra de ello

Editorial 14/05/2022 El día de las criptos aún está por llegar

La crisis reciente desnuda fallas de un sistema descentralizado, sin reglas y libre de control, en el que los inversionistas actúan como vaqueros del viejo oeste de Estados Unidos

Editorial 13/05/2022 ¿Cuánta debe ser la dosis de informalidad?

Ojalá los presidenciables hablen más claro sobre la informalidad laboral en el país, no solo porque se necesita que tengan seguridad social, sino que contribuyan al fisco nacional

MÁS EDITORIAL