miércoles, 22 de julio de 2020

En la lucha contra el covid se cantó una victoria muy prematura y aún no hay exactitud en las cifras que ha dejado el virus, menos aún, se han empezado a cuantificar los daños

EditorialLR

Hoy no se puede desconocer que Colombia está dentro de los 20 países con más contagios de coronavirus, sobrepasando la cifra de 200.000 personas, al tiempo que las muertes (7.000 aproximadamente) se suman día a día a un ritmo frenético que genera mucho temor. Nada es claro sobre lo que está ocurriendo ni mucho menos cuándo será la llegada del tan anunciado pico o el adelgazamiento de la curva de muertos y contagios; lo que sí es cierto es que, al ministro de Salud, el médico Fernando Ruiz, le tocó bailar con la más fea. Recordemos que luego de varias semanas de interinidad, tras la renuncia a esa cartera del también médico, Juan Pablo Uribe, llegó en medio de gran aceptación por su larga trayectoria en cargos públicos del sector. Eso sucedió a inicios de marzo y el primer antecedente del letal covid-19 en el país fue días después, lo que quiere decir que el Ministro no ha tenido más cabeza ni agenda para otros temas, más que para enfrentar esta pandemia, un suceso que marcará el rumbo de la economía y dejará una profunda huella social en los años venideros. Se cometió el error de entrar en la danza de las cifras oficiales como quien cuenta votos en una noche de las elecciones y sale a dar boletines, con el agravante de lo que estos números iban generando en las personas. Es más: la Universidad Johns Hopkins y la página web, Worldometer, se convirtieron en el referente mundial de los datos basados en los números “oficiales” de los países, y pasados cuatro meses de ese baile de estadísticas, las cifras dictan que superamos a China, Francia y Alemania, ahora vamos tras Italia, en una liturgia de números que lo único que generan es un pánico extendido que en poco o nada ayudan a la administración del problema. Incluso, cuando solo habían pasado dos meses de la pandemia y otro tanto de cuarentena, el ministro Ruiz salió a decir que Colombia había sido escogido como uno de los mejores 10 casos de manejo del covid, anuncio que se festejó como cuando la Señorita Colombia pasaba a las 10 finalistas de Miss Universo.

El manejo de los números y la administración de la estadística es algo básico para gestionar cualquier crisis profunda como la que nos aqueja, pero para actuar y brindar insumos a quienes deben gerenciar la salida del problema. Pasados cuatro meses, el Ministerio de Salud no ha liderado un gran estudio con algún centro económico u otra cartera para que se conozca el impacto económico de muertes y contagios, no de los estragos de la cuarentena, que eso se sabe a simple vista. Las aseguradoras ya deben tener consolidados seguros ejecutados; las EPS las incapacidades; los fondos de pensiones las muertes, y todo lo que se debe saber sobre el verdadero impacto económico del covid; todas esas cifras penosas y trágicas, pero de las que nadie habla y sobre las que nadie sabe, menos el Ministerio, que ha tenido que ocuparse de la administración de los recursos y la atención de alcaldes, gobernadores, secretarios de salud, concejales, etc. Los daños económicos partiendo del cierre del comercio y los efectos de la cuarentena son evidentes y nadie los discute, otro gran daño es el que subyace en la economía derivada de las personas muertas o contagiadas ¿quiénes son? ¿dónde trabajan? ¿qué sectores son los más afectados? ¿qué edades tienen? ¿hombres o mujeres? ¿empleados o desempleados? Aún falta mucho por saber para poder actuar, y el Ministerio es fundamental para dar esas respuestas.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 15/08/2020 La cuarentena no le aporta nada a la recuperación

Si la economía quiere retomar la senda del crecimiento debe eliminar cuarentenas que lo único que han generado es el cierre de empresas y una explosión sin precedentes del desempleo

Editorial 13/08/2020 La bancarización avanza, pero aún le falta mucho

Una de las pocas cosas buenas que han dejado los meses de pandemia es el avance de la bancarización, el rescate de la sanidad pública y también del andamiaje de la salud general

Editorial 12/08/2020 Preocupación por los bandazos jurídicos en EPM

Con el llamado a conciliar voluntariamente a los consorcios, la nueva alta gerencia de EPM pone en riesgo que las aseguradoras suspendan pago de la póliza todo riesgo de Hidroituango

MÁS EDITORIAL