.
EDITORIAL No dejar el trabajo a medio camino
martes, 5 de agosto de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Dane y ANI son verdaderas instituciones dorsales para la economía, un buen trabajo que merece ser revalidado.

Cuando el presidente Santos fue reelegido para un segundo mandato, una de las cosas que se le empezó a exigir desde los empresarios, la academia y los organismos multilaterales, fue que la línea gerencial y administrativa de la Dirección de Impuestos y Aduanas, Dian, fuera revalidada. El Ejecutivo así lo copió y puso en el cargo a un ministro del despacho de altas calidades para continuar la labor de recaudo alejada de todo tipo de corruptelas y componendas. Ayer visibilizamos la ingente labor de tres superintendencias como puntales de vigilancia y control que deberían ser mantenidas por un tiempo más largo. Hoy estamos convencidos que el apetito burocrático de estos días no debe tocar a la dirección del Dane en cabeza de Mauricio Perfetti, como tampoco a la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI, bajo la dirección de Luis Fernando Andrade.

Sería impensable que el Presidente saque de su cargo en estos momentos al responsable del censo agropecuario y quien está obligado a preparar el censo general de población que se debe realizar en 2016. Ambas tareas cruciales para el acopio de datos e información que debe dibujar la hoja de ruta de la economía de la próxima década. La inminente entrada del país a la Ocde le impone un sistema de información moderno, digital y sistematizado, una tarea que aún se está consolidando y que debe llegar a buen puerto en los próximos años. Y en el frente de la Agencia Nacional de Infraestructura, pocas veces se ha visto un avance tan sólido en la entrega de grandes obras, llamadas en esta coyuntura de cuarta generación y que están llamadas a modernizar al país en vías, puentes, carreteras y túneles.

La continuidad de Andrade en la ANI es una decisión puramente del Presidente, pero en la que el nuevo ministro de Transporte juega un papel fundamental. Estamos seguros de que el Presidente no va a retroceder y dejarle un cargo tan importante a los apetitos burocráticos de algún senador que apoyó la reelección. El Dane por su parte está metido en una de las labores más importantes para la estadística nacional de los últimos 50 años, tiene un buen presupuesto y a más de 20.000 censistas a lo largo y ancho de país, en otras palabras todo un fortín burocrático que ya quisiera un político, por lo tanto debe ser una oficina técnica con un profundo carácter administrativo que no puede entregársele a un politiquero.

Si los electores colombianos reeligieron el proceso de paz y las asertivas políticas económicas del Gobierno, que mañana termina su primera administración, también es de simple comprensión que hay varias dependencias que deben ser revalidadas para este segundo mandato, de tal manera que se consoliden los logros y no retrocedamos. 

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 12/06/2021 Lo malo no es la burocracia, es su incompetencia

Pedir que haya menos burocracia estatal es un estribillo raído, pero ese no es el asunto más grave, es su incompetencia, el bajo impacto que tiene en las políticas públicas de largo plazo

Editorial 11/06/2021 La fórmula para sacar la tributaria estructural

La idea de hacer reuniones regionales para hablar de impuestos es novedosa y dista de las típicas misiones de expertos; puede ser el camino para sacar una tributaria estructural

Editorial 10/06/2021 Ojalá el Maestro no se alinee con la izquierda

Perú eligió como presidente al profesor Pedro Castillo, su programa y sus amigos lo alinean a la izquierda latinoamericana, pero su economía local lo puede poner en el centro

MÁS EDITORIAL