.
EDITORIAL Lo que se debe hacer para crecer el resto del año
jueves, 19 de agosto de 2021

El crecimiento económico no es cosa de leyes, pero sí del clima comercial que propicie el Gobierno, para que el país produzca y venda

Editorial

Lo que sucede en Venezuela y Argentina es toda una paradoja económica que sirve para explicar la importancia de que el PIB colombiano repunte, tal y como lo ha hecho el primer semestre del año. Pocos países en el mundo cuentan con las riquezas naturales inestimables de los países en mención: mares, grandes llanuras, ríos, distintos pisos térmicos, gas, petróleo y muchas cosas más, además de grandes poblaciones que consumen y trabajan para satisfacer necesidades básicas insatisfechas. ¿Pero por qué la Venezuela de Maduro y la Argentina de Fernández siguen ancladas en altas inflaciones, monedas débiles, bonos basura, default en cualquier momento y acosadas por la deuda externa? Puede haber muchas respuestas, pero la que agrupa a todas es que son países que no crecen su PIB como fórmula para salir de sus problemas por pura negligencia de sus gobernantes que obedecen a modelos económicos erróneos y fracasados en otros continentes.

“La riqueza de un país no es la cantidad de oro o de dinero que acumula, sino la cantidad de cosas que su gente puede comprar (...) y para poder comprar esas cosas, alguien tiene que producirlas” (Sala I Martín Xavier. Penguin, 2016). De lo anterior se deriva la importancia de que el país pueda producir y vender bienes y servicios, proceso mediante el cual generan empleo formal. Si las redes industriales, manufactureras y agroindustriales se ponen en marcha no solo pagan salarios, alquileres, dividendos e intereses a los bancos, sino que pagan impuestos con los que se hace inversión social. Es una cadena de cocas económicas que ponen en marcha a los países. Por eso no es menor que se festeje con moderación que Colombia haya regresado por la senda del crecimiento empujado por el comercio, el entretenimiento, el transporte y la construcción, incluso merece un capítulo aparte la producción de alimentos que no ha caído, como una señal inequívoca de que ese debe ser el foco de varias regiones del país.

Así las cosas, para hacer que Colombia crezca más de 7% al final del año no solo debe argumentar que es un país con riquezas naturales, sino ponerse a producir, ser competitivo y avanzar en la disminución de las precariedades. Para lograrlo es urgente que las economías regionales, con epicentro en seis grandes capitales (Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga y Pereira), se pongan manos a la obra, lideradas por alcaldes, gobernadores y empresarios para demostrar más productividad e ir disminuyendo la pobreza.

A diferencia de muchos países vecinos, Colombia es un mercado de regiones, vocación que se debe reforzar para todos aportar al agregado nacional.

Para garantizar el crecimiento de los dos años venideros, el país debe optimizar las rentas petroleras, cafeteras, bananeras y floricultoras, entre otras, que gozan de buenos precios internacionales y una inmejorable tasa de cambio para que cuando lleguen nuevamente las vacas flacas no se acosen las arcas nacionales en busca de subsidios. Y es un imperativo, que los mandatarios regionales empiecen a hacer obras públicas evidentes, que no solo garanticen la transformación, sino que catapulten la construcción como generador de empleos formales. No sobra advertirle al Banco de la República que procure mantener la tasa de 1,75% en lo que resta del año para que el consumo pueda beneficiarse de bajos intereses, pues en pandemia poco se podía comprar.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 20/09/2021 El covid ha muerto, larga vida al covid

Las cifras de muertes por el covid siguen en retroceso, mientras el mundo siente en pleno la llegada de la normalidad, pero más allá del anhelo, hay cosas que llegaron para quedarse

Editorial 18/09/2021 La sepultura del Doing Business es un precedente

Muy grave lo que pasó con la medición de la competitividad, encontrado por expertos, y que le puso final al informe Doing Business del Banco Mundial, una pérdida de credibilidad

Editorial 17/09/2021 La calidad de la educación virtual pasa al tablero

Era un secreto a voces que la calidad de la educación virtual no era la mejor cuando hay mal internet, señal celular deficiente y pésimo seguimiento de los profesores a los alumnos

MÁS EDITORIAL