.
EDITORIAL

Las reformas al ritmo de fea, buena y mala

viernes, 16 de junio de 2023

El Congreso ha manejado el rediseño laboral, las reformas pensional y de salud con filtros muy distintos: el cambio en las pensiones avanza a una velocidad distinta de las otras

Editorial

Habrá sesiones extras del Congreso de la República que concluye su primera legislatura, tiempo adicional que se usará para avanzar en las iniciativas gubernamentales, pues pocos son los proyectos de origen parlamentario, menos ciudadano, que han visto luz al final del túnel.

El trato que se le ha dado a la reforma pensional ha sido muy benévolo en términos de velocidad y análisis, particularmente en el debate en la comisión pertinente y la plenaria, solo le quedan dos revisiones y los colombianos experimentarán un auténtico revolcón pensional.

De momento, no hay que dar por sentado nada, ni régimen de transición ni estructura de los llamados pilares; hay que esperar todo el debate que se redondeará en el segundo semestre cuando se sentencia que el negocio de los fondos privados de pensiones cambiará para los próximos años.

En términos de la reforma a la salud, las cosas son muy distintas, más de fea que de buena o mala, los congresistas cercanos al Gobierno Nacional se niegan a sepultarla y los ministerios encargados de la tarea hacen esfuerzos enormes para no dejarla morir; en particular, tiene un camino muy empinado para hacerse realidad el cambio trazado para el actual sistema de salud de los colombianos, que en esencia quiere estatizar el servicio y desarrollar la estrategia de los médicos en el hogar de corte cubano, al tiempo que depender menos de las empresas prestadoras de salud de capital privado.

De las tres reformas la que hace el papel de mala es la laboral, que ha encontrado una férrea barrera entre los emprendedores y empresarios consolidados. El sector productivo ha calificado la iniciativa laboral como un “pliego de peticiones” sindical que no se compadece de las necesidades de generar empleo ni protege a los empleos actuales, en un momento en que hay más de 2,7 millones de desempleados y que la informalidad cabalga en todos los sectores.

Más que darles beneficios exagerados a los trabajadores que disfrutan de un contrato formal, concentrándose en sus reivindicaciones sindicales, debería armarse una estructura laboral mucho más actual, moderna, contemporánea, competitiva que propenda por la calidad, el bienestar, el trabajo en casa, por horas, la regionalización de actividades remuneradas, sectorización, nuevas discusiones sobre el salario mínimo, en fin, muchas cosas más urgentes que verdaderamente benefician a los trabajadores jóvenes, a los desempleados y veteranos, no solo a los sindicalizados.

Todas las reformas económicas, la buena, la mala y la fea, tienen un tufillo de estatización y de tendencia progresista que va en contra del sector productivo, de los empresarios y emprendedores, quienes no solo generan empleo formal, sino que pagan millonarios impuestos y están expuestos a toda la inseguridad reinante; quizá todo eso esté bien y sea coherente, pues es consecuente en un gobierno de izquierda, pero la administración nacional no solo es para los trabajadores sindicalizados ni para sus electores o militantes, es para todos los colombianos; el espíritu de las reformas debe tener un sentido de beneficio general, no particular, mucho menos confrontacional.

El Gobierno Nacional debe ser grande con las críticas y consecuente con sus actos. La mala reforma laboral destruye empleo más que generarlo y se concentra solo en beneficiar a los mismos de siempre.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 24/02/2024 Los dos años de la invasión rusa a Ucrania

El conflicto entre rusos y ucranianos no solo puso a los drones en la escena militar, sino también la extrema prudencia de Europa y los mismos EE.UU. de atizar una fase atómica

Editorial 23/02/2024 Los indicios que dejan ver una nueva economía

Pasan desapercibidas en el trasegar informativo las noticias de la economía que llegan del frente tecnológico; Nvidia es una de esas empresas que apuntan a trasformar todo

Editorial 22/02/2024 El peligroso fantasma del crowding out

Que la economía esté en negro por aporte del sector público y su gasto, mas no por acción productiva del sector privado, significa que la primera víctima es el pago de impuestos