.
EDITORIAL Las entradas a Bogotá deben apurarse
lunes, 18 de abril de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Fue aprobada la Asociación Público Privada que busca mejorar el acceso norte de Bogotá, ahora hay que vigilar que todos cumplan.

Para quienes creen que el servicio de transporte masivo de la Capital de Colombia, el Trasmilenio, es el peor de todos los problemas que deben afrontar diariamente los bogotanos, se equivocan: de lejos son los eternos trancones, atascos o tacos vehiculares, que deben soportar las personas que diariamente deben entrar o salir de la ciudad. Es una realidad que los accesos son un caos, no hay ninguno que se salve y que silenciosamente le haga perder competitividad a la primera ciudad del país y a la mayor aglomeración de personas. Por todo lo anterior, es que recibimos con satisfacción que en la sesión de ayer lunes del Consejo de Ministros fuera aprobada la iniciativa privada, mediante Asociación Público Privada (APP), de realizar la ampliación de la Autopista Norte y mejorar por lo menos el acceso norte de Bogotá.

No es que la obra esté lista, ni que empiece a andar en seis meses, pero es una hoja de ruta que todos debemos impulsar. Se estima una inversión de $457.896 millones para la ejecución de las obras, un monto que no es suficiente, pero que es un gran avance en términos de iniciativa gubernamental. El consorcio originador de la Asociación Público Privada de Iniciativa Privada (APP-IP) ‘Accesos Norte de Bogotá’ es Promesa de Sociedad Futura, conformado por: Integra de Colombia SAS, Castro Tcherassi S.A., Civilia S.A., Ofinsa Inversiones SAS, Equipo Universal S.A., Mincivil S.A. La próxima semana se abre esta propuesta empresarial originada por el mismo concesionario de la Autopista Norte. Uno de los detalles más importantes es que la iniciativa incluye la construcción de la doble calzada de la Carrera Séptima, entre la Calle 245 y La Caro.

Si el Gobierno Nacional logra sacar adelante esta iniciativa, consigue todos los recursos y los constructores cumplen con lo prometido, Bogotá habrá acabado de una vez por todas con el muladar en que se ha convertido la salida al norte por la importante Carrera Séptima. No se trata de ver las cosas con ojos centralistas, pues es una obra que beneficia la competitividad de la ciudad, insistimos, hogar y sitio de trabajo de más de 10 millones de colombianos, casi una cuarta parte de todos los habitantes de este país. Todas los acceso a Bogotá son polos agroindustriales, turísticos o habitacionales que deben desarrollarse como tal; la Capital de Colombia nunca se pensó a largo plazo y quienes deben habitarla en este momento, tienen que sufrir la carencia de previsión y de prospectiva de los gobernantes.

Pero lo más importante es que haya una intención y que haya sido aprobada la iniciativa privada, mediante Asociación Público Privada de realizar la ampliación de la Autopista Norte, sino que el Gobernador de turno de Cundinamarca, el alcalde Mayor de Bogotá y la jefe de la cartera de Transporte se comprometan con la ciudad en donde trabajan en hacerla progresar y volverla más competitiva.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 23/07/2021 La variante Delta asusta, pero todo es distinto

La recuperación económica en los países desarrollados se ha ralentizado por el miedo a la variante delta, que no se puede despreciar, pero ahora hay preparación ante el covid

Editorial 22/07/2021 La carrera por el “cosmos empresarial”

En pocos días, Richard Brandson y Jeff Bezos revivieron una inédita carrera espacial, pero esta vez no son los gobiernos quienes están en franca competencia, sino las grandes empresas

Editorial 21/07/2021 El articulito que acabaría con más tributarias

La punta de lanza de la reforma tributaria solidaria es la lucha contra la evasión. la cárcel para los evasores tiene muchos detractores, pero sería la solución final

MÁS EDITORIAL