.
EDITORIAL

Las cinco cosas que otros ven y nosotros no

lunes, 11 de marzo de 2019

Beneficios de la migración venezolana, buenos precios del petróleo, la estabilidad de la tasa de cambio, la derrota de la inflación y una tasa del Emisor congelada, datos optimistas

Editorial

En un par de semanas habrá terminado el primer trimestre del año y las noticias desde el frente de la economía están en pleno terreno del optimismo. Sorprendió el pasado viernes cuando el Fondo Monetario Internacional revisó al alza su pronóstico de crecimiento del PIB para este año, al pasarlo de un tímido 3,3% a un muy bueno 3,5%, que sigue siendo bajo si se compara con otras economías de la región como Perú (3,8%), pero que es muy significativo porque cambia a positiva la tendencia que se traía en los últimos meses. Esta nueva coyuntura se da porque hay cinco condiciones que se observan más desde afuera, porque internamente no se ven con claridad o no se les da el valor que tiene, pues el país político ha demostrado que opaca las buenas noticias económicas. Estar en medio de situaciones problema como “objetar o no la Ley Estatutaria de la JEP”; de “reanudar o no las fumigaciones con glifosato” o “acelerar o no el cerco diplomático” contra Nicolás Maduro, no dejan ver y fortalecer el buen momento en que entra la economía. Y son cinco situaciones (entre otras) que observa el FMI para decir que Colombia crecerá 3,5% este año. La primera tiene que ver con los beneficios que le representará a la economía local la creciente migración venezolana que hoy se cifra en 1,5 millones de venezolanos que se han instalado en nuestro país y que de una u otra manera se han ido absorbiendo por los mercados municipales a donde han ido llegando. El Dane ya los cuenta en el desempleo y un reciente estudio del Banco de la República concluye que son 2% de la población económicamente activa. Colombia no puede ser la excepción y la ola de migración de la que es protagonista no puede ser negativa, pues la historia ha demostrado en casos similares que el país que recepta esta mano de obra joven y con ganas de trabajar se beneficia en el mediano plazo, máxime si han sido desplazados por razones de un fracaso en su modelo económico. Ahora bien, así como la migración tiene un dividendo también tiene retos fiscales como es atenderlos e incorporarlos a la población económicamente activa como corresponde.

Los otros cuatro factores que identifica el FMI son más consecuencia de un acertado manejo macroeconómico. El más importante a nuestro juicio es la estabilidad en la tasa de cambio que ha manejado el Banco de la República como consecuencia de un tercer factor que es el control absoluto de la variación de precios al consumidor. La tasa de intervención del mercado está desde hace ya casi un año en 4,25% y la inflación va de caída a 3%; uno de los comienzos de año más baratos de los últimos periodos. Son dos indicadores que hablan bien de la independencia del Emisor y de que el dinero puede alcanzar para muchas cosas en un consumo que también empieza a crecer. Uno de los dos otros elementos restantes que el FMI tiene en cuenta también está ligado y es la estabilidad de la tasa de cambio durante las últimas semanas. El dólar se ha mantenido en torno a los $3.100, lo que ha generado claridad a los exportadores -así la cultura de sus modelos de negocios está atada a la competitividad con tasa de interés- es mucho mejor saber que el dólar no varía en un lapso determinado que sentarse a esperar que el Emisor devalúe el peso para obtener mejores ingresos vía divisas. Y el último factor es la fortaleza que muestra el barril de petróleo que se ha mantenido en promedio US$60, si se hace una relación de costos entre WTI y Brent.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 18/05/2024 El país a merced del sicariato y la delincuencia

No se pueden gastar más palabras hablando de desarrollo y bienestar social cuando los gobernantes no garantizan lo mínimo, que es la seguridad de todos los colombianos

Editorial 17/05/2024 A la carreta se le está acabando el tiempo

El Gobierno Nacional debe entender que el tiempo se agota y le queda poco más de dos años, tiempo suficiente para pasar del dicho al hecho, para poder mostrar cosas materiales

Editorial 16/05/2024 ¡Un gran pacto nacional por el crecimiento!

La economía se aleja de la recesión, pero las cifras de crecimiento del PIB del primer trimestre son las peores desde el año de la pandemia, debe haber un pacto para mejorar