martes, 29 de enero de 2019

Es de celebrar que el Gobierno presente planes para impulsar la reactivación de la economía, para que el crecimiento vaya más allá de 3%

EditorialLR

Los pronósticos de crecimiento de la economía para este año parecen alentadores: 3,3% que está previendo el FMI es la mejor cifra en un lustro, es el tercer mejor número entre las economías relevantes de la región, pero no es nada diferente que apegarse al ciclo económico, que en este momento tiene a un PIB en expansión, como ser ve en el hecho de que las cifras de crecimiento del año pasado, aún con el freno que trajo en el primer semestre la contienda electoral, serán mucho mejores que las de 2016 y 2017. Es por eso que el Gobierno necesita urgentemente darle una mano a la economía para que ya no se celebre un mediocre 3% como una buena cifra de crecimiento, sino que se apunte a cifras de 4% o 5%, como las que se tenían antes de la crisis del precio del petróleo que empezó en 2014.

Con esa obsesión en mente, es de celebrar la presentación que hicieron las autoridades económicas, en cabeza del ministro Carrasquilla, del plan “Reactiva Colombia”, una estrategia de la que el Gobierno de Iván Duque venía hablando desde octubre del año pasado, que tendrá disponibilidad de $1,35 billones, y que se centrará en sectores claves como la economía naranja, agua, energía e infraestructura. Este plan es, al mismo tiempo, la combinación de recurrir a un elemento confiable, que ya ha demostrado su efectividad en el pasado para reactivar la economía, como lo es la infraestructura vista desde las obras públicas -que fue la herramienta más utilizada por el gobierno anterior con sus planes Pipe- junto con la que es la principal apuesta de este gobierno: la economía naranja.

En medio de las dificultades fiscales que afronta actualmente el país, es más que rescatable que el Ministerio de Hacienda y Findeter estén esculcándose el bolsillo para poner recursos en proyectos que vayan a las regiones, y que más allá del efecto en el crecimiento económico que tienen las obras infraestructura, tengan impacto real en la vida de las personas, como el que tienen las iniciativas de agua y saneamiento básico. Además, también es destacable que se le apueste al sector de la energía, con la construcción de pequeños proyectos energéticos, ya que como lo decía la última vez que estuvo en Inside LR el exgerente del Idea y ahora candidato a la Gobernación de Antioquia, Mauricio Tobón, la generación de energía es una de las grandes fuentes de recursos municipales que aún no han sido exploradas y explotadas como es debido, lo que implica que si los entes territoriales logran tener mayor independencia financiera, este dinero de “Reactiva Colombia” tendrá un doble impacto en el crecimiento económico: no solo se contará con lo logrado en el momento de la construcción de la obra, sino que los municipios y departamentos tendrán recursos adicionales para poder ejecutar por sí mismos obras públicas, lo que a su vez también traerá crecimiento económico y empleo regional.

Hay expectativas muy grandes por ver lo que será este primer gran plan de reactivación económica del gobierno del presidente Duque, que ojalá no sea el único, porque no hay duda de que la economía necesita un empujón, en especial este año que se espera que el Emisor empiece a subir sus tasas de interés, para generar ese crecimiento económico que traiga consigo más empleo, más impuestos y más recursos para la necesaria inversión social.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 25/11/2020 La segunda recesión los últimos 20 años

Decir que la economía “oficialmente” está en recesión no es técnico, pues ninguna autoridad económica lo certificará, pero en la práctica atravesamos una crisis aguda

Editorial 24/11/2020 Un día sin IVA institucional pierde su efecto

Hay otras maneras de dinamizar el consumo masivo sin que se lesionen las arcas estatales y que se vuelva paisaje, algunos suben los precios y otros no le apuestan porque es opcional

Editorial 23/11/2020 “Toca empezar a hablar de los impuestos”

No hay otra manera para sortear la crisis que endeudarse, pero empezar a pagar es también un imperativo, el punto de discordia es que no se le puede poner más impuestos siempre a los mismos

MÁS EDITORIAL