.
EDITORIAL

La necesaria evolución de la Feria del Libro

sábado, 30 de abril de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Hasta hace unos años los libros más vendidos en la Feria del Libro trataban de temas de secuestrados y de la guerra, ahora son textos de youtubers.

La Feria Internacional del Libro de Bogotá no debe caer en una inminente crisis de éxito, producto de no entender lo que está pasando, y anticiparse para dónde van las tendencias modernas del consumo de libros. Contrario a lo que muchos piensan, esta versión número 29 ha sido una de las más exitosas en términos de ventas y en convocatoria de asistentes que superan con creces el medio millón, una cifra que bien envidiarían ferias similares en cualquier lugar del mundo. La Cámara Colombiana del Libro y Corferias están obligados a reinventar su exitoso evento antes de que sea capturado por los nostálgicos y tradicionales libreros, quienes se niegan a aceptar que el consumo de libros está cambiando, mejorando ineludiblemente el presente para conquistar nuevos públicos, audiencias y lectores.

Esta versión de la feria dejó varias enseñanzas. Empecemos por mencionar la importante visita de la premio Nobel 2015, Svetlana Aleksiévich, la escritora reportera que atrajo a miles de lectores interesados en su discurso pos soviético y en su producción periodística. El habitual, Fernando Vallejo, quien con su acostumbrada diatriba contra la iglesia y los gobiernos, sigue llenando el auditorio. El espacio también se ha posicionado como el evento clave en el que los escritores nacionales se dan a conocer en con nuevos lanzamientos y en conversatorios o charlas literarias. Pero este año llamó la atención la noticia que hicieron las polémicas en redes sociales en torno al feminismo o el colapso generado en la logística ferial por los youtubers.

Por fortuna y a nuestro juicio, de eso se trata la Feria Internacional del Libro, un evento que convoca y le da espacio a las más diversas producciones intelectuales, no solo literarias, periodísticas o poéticas, sino que alberga las nuevas tendencias como son los videos, los blogs o los tuiteros. Se caería en un error estratégico histórico satanizar géneros y formatos por considerarlos más o menos intelectuales. El sector económico representado por los impresores de libros, revistas y periódicos, necesita de estas ferias multitudinarias para entender qué está sucediendo en el mercado. No pueden abstraerse del rumbo del consumo y pretender seguir pegados al texto literario tradicional.

Hay voces que critican la organización de la feria y no aceptan que se mezclen tantos géneros y formatos, una postura respetable, pero aislacionista. Insistimos en que el evento debe albergar todas las expresiones y producciones intelectuales que vinculen a los libros. La diversidad en los temas y en los formatos debe ser plural, tal como es el camino que ha escogido la sociedad moderna; en la feria debe haber respeto por las temáticas y las tendencias sociales; debe haber espacio para los viejos, los jóvenes, las feministas y los humoristas. No podemos sacrificar este espacio que se ha construido por tres décadas.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 24/02/2024 Los dos años de la invasión rusa a Ucrania

El conflicto entre rusos y ucranianos no solo puso a los drones en la escena militar, sino también la extrema prudencia de Europa y los mismos EE.UU. de atizar una fase atómica

Editorial 23/02/2024 Los indicios que dejan ver una nueva economía

Pasan desapercibidas en el trasegar informativo las noticias de la economía que llegan del frente tecnológico; Nvidia es una de esas empresas que apuntan a trasformar todo

Editorial 22/02/2024 El peligroso fantasma del crowding out

Que la economía esté en negro por aporte del sector público y su gasto, mas no por acción productiva del sector privado, significa que la primera víctima es el pago de impuestos