.
EDITORIAL

La irracional pugna política daña la economía

sábado, 24 de febrero de 2018

Sin sorpresa Moody's mantuvo las perspectivas sobre la economía colombiana, pero prende las alertas sobre lo que puede pasar con la pelea política.

Editorial

A través de todos estos años ha quedado claro que la actual generación de políticos que maneja el país o compite por manejarlo, no ha sido capaz de llegar a unos acuerdos fundamentales -una suerte de políticas de Estado- aisladas del fragor politiquero de cada dos años, que le permitan a las agencias calificadoras de riesgo, y por esta vía a los inversionistas, estar tranquilos por lo que pueda suceder con el país en los próximos años.

A la actual administración le quedan solo seis meses de gobierno y el sol a las espaldas de Juan Manuel Santos empieza a pesar tras largos ocho años en la Casa de Nariño. Mirar por el retrovisor no vale la pena, ni pensar en lo que no se pudo hacer y no se hizo. Ahora solo queda atender las propuestas económicas de los eventuales sucesores para saber qué le conviene más al país económico, al mismo tiempo que empezar a hablar de unas políticas de Estado a largo plazo que logren trascender los mandatarios de turno y envíen un mejor mensaje de seguridad y compromiso nacional a los inversionistas, quienes siguen al pie de la letra lo que recomiendan las calificadoras de riesgo más importantes.

Este febrero de 2018, pasará a la historia porque Moody’s rebajó la perspectiva de Colombia de estable a negativa, al tiempo que le mantuvo calificación en Baa2, todavía dentro del grado de inversión, uno de los pilares de cualquier país en vía de desarrollo y con grandes retos en términos de inversión social. La firma calificadora, una de las tres más importantes al lado de Fitch Ratings y Standard & Poor’s, dice que espera una consolidación fiscal más lenta, al tiempo que un debilitamiento en las mediciones fiscales del país. Los dos factores, según Moody’s se suman al riesgo de un nuevo gobierno que no implemente las medidas adicionales que se necesitan para conservar su fortaleza actual. Es decir, hay temor porque el frenesí político y quizá las propuestas populistas lleven al traste nuevamente a la economía colombiana y le hagan perder el grado de inversión que tanto se demoró en conseguir.

La incertidumbre generada por la polarización política en medio del proceso electoral marcado por el populismo de las propuestas tributarias, se ha convertido en una preocupación mayor al debilitamiento del orden público o a un bajonazo en el barril de petróleo, temores que hasta ahora eran los que se cernían sobre la economía. En la escala de Moody’s, bajar la calificación a BBB-, es riesgo muy alto de inversión para el país y para las empresas atraer inversiones y acceder al crédito externo, sería muy costoso.

La moraleja de la nota de la firma calificadora de riesgo es que la situación económica del país genera preocupaciones, situación que se deteriorará si las ideas populistas frente a la economía hacen mella entre los electores. “La importancia que tendrán las decisiones fiscales del próximo gobierno, en donde no hay espacio para bajar la guardia y es necesario continuar por el camino de disciplina fiscal como uno de los pilares de la política macroeconómica, deben entenderse como que llama la atención sobre el compromiso y la capacidad de la administración que se inicia el 7 de agosto de 2018, de continuar con el manejo responsable de la economía”.

Pocas veces una calificadora ha sido tan clara en la relación elecciones y futuro económico del país.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 21/06/2024 Otro aire para las industrias creativas

Sin planearlo, Medellín apareció en la órbita musical, la culinaria marca el mapa en todas las ciudades y el fútbol es una industria pujante que entretiene y mueve la economía

Editorial 20/06/2024 Los días sin IVA en medio del bajo recaudo

A un paso de convertirse en ley están los días sin IVA, en los que los comerciantes venden más de $10 billones, al tiempo que el Gobierno les cede unos $1,5 billones en necesarios impuestos

Editorial 19/06/2024 Una reforma laboral sin tocar la informalidad

Vuelve y juega una reforma laboral que avanza sin tocar la informalidad, no hay incentivos para que trabajadores y empresarios disminuyan la precariedad