.
EDITORIAL La autoridad no puede replegarse
viernes, 16 de enero de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Un cese el fuego bilateral debe manejarse bien, pues la seguridad es fundamental para el libre desarrollo de la economía

¿En un país de tanta delincuencia organizada, cómo van a hacer los policías y los soldados para identificar quién es guerrillero de las Farc y quién no? Esa es solo una de esas condiciones y características que solo ocurren en la negociación de un conflicto interno como el colombiano, en donde todos los delincuentes tradicionales se amparan en el rótulo de la guerrilla para secuestrar, emboscar, extorsionar, traficar droga, reclutar menores, imponer el miedo y poner a todos los actores de la sociedad bajo sus condiciones delictivas. Claro está que esta situación solo se vive en un pequeño porcentaje del país, pero impacta el clima nacional de los negocios y se lleva una buena tajada del presupuesto nacional.

Gracias a la buena gestión del Gobierno Nacional de cara al fin del conflicto armado con las Farc, ya se está hablando de un cese el fuego bilateral, de tal forma que los guerrilleros puedan empezar a mostrarle su cara pacífica al resto del país que no la conoce, tal como está sucediendo con sus jefes en La Habana, pero para que esto sea una realidad, deben haber algún tipo de condiciones de seguridad para que los guerrilleros alzados en ramas comiencen a resocializarse en las zonas donde imponen su miedo. Es un hecho que en algún momento ellos deben salir de sus guaridas y mostrarle la cara a los colombianos, pero para que salgan deben dejar de perseguirlos, pues de lo contrario de nada servirían las negociaciones.

El punto es que los guerrilleros no aprovechen que no les van a disparar las autoridades legítimas para reagruparse, rearmarse, extorsionar, secuestrar y seguir traficando con droga. Insistimos en que la intensidad del conflicto armado interno en el país no es la misma en todas partes y que en departamentos como Huila, Caquetá, Arauca, Meta, Antioquia y Cauca las cosas van a cambiar notablemente si la guerra interna con las Farc se acaba, lo que no quiere decir que la paz se haga de un día para otro, pues muchos de esos guerrilleros van a seguir delinquiendo como forma de vida hasta que terminen muertos o presos. Esta es una premisa que la sociedad debe entender al mismo tiempo que debe saber que las cosas para las grandes ciudades no van a cambiar radicalmente.

Los empresarios necesitan claridad con el cese al fuego, pues la historia nos ha demostrado que los guerrilleros son delincuentes y han usado la baja persecución para volver a sus actos delictivos. El Gobierno Nacional está haciendo las cosas bien con la terminación de un conflicto anquilosado, es por ello que el paso siguiente debe ser sólido en el entendido que sea fuerte con la delincuencia y razonable con los guerrilleros que  se tendrán que desmovilizar con condiciones. 

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 02/08/2021 Dos debates que deberían darse juntos

El Congreso debe debatir sobre impuestos y presupuestos, temas que tienen que ir más unidos para que el deber de pagar impuestos se asocie con el derecho a pedir

Editorial 31/07/2021 Las cosas vuelven a niveles prepandemia

El balance del empleo en junio mejora: hubo 20,6 millones de personas ocupadas; 16,2 millones inactivas, para un desempleo al sexto mes del año, en el total nacional, de 14,4%

Editorial 30/07/2021 Tras las líneas del discurso de Pedro Castillo

Las palabras del nuevo presidente de Perú, en su toma de poder, están cargadas de aires bolivarianos que ya se habían escuchado a Chávez y cae en los mismos resentimientos

MÁS EDITORIAL