.
EDITORIAL La agenda con Panamá debe ser muy clara
lunes, 12 de agosto de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Para que Panamá entre a la Alianza del Pacífico primero debe tener libre comercio con los socios, un paso de cuidado

Para que Panamá entre a la Alianza del Pacífico primero debe tener libre comercio con los socios, un paso de cuidado
 
El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, estuvo en Bogotá al final de la semana pasada para reunirse con su homólogo Juan Manuel Santos, en una visita que tuvo mucho de diplomática a la luz de una eventual entrada del vecino país a la dinámica Alianza del Pacífico, que más que un grupo comercial o de buenos negocios, es un club de ideas políticas similares, buenas prácticas de gobierno y una cooperación a todo nivel. Eso se ve reflejado en las actuales administraciones nacionales de México, Chile, Costa Rica y Perú. La agenda fue fluida, pues solo consideraba cuatro grande puntos: al término de paraíso fiscal usado con frecuencia para referirse a Panamá por parte de las autoridades de control y vigilancia; la firma del eventual tratado comercial entre los dos países; el sobre arancel que nuestro país le cobra a algunos productos provenientes del país centroamericano, y finalmente, el esquivo asunto de la interconexión eléctrica que ha sido frenada inexplicablemente por cercanos al presidente Martinelli.
 
Hace un par de meses Panamá demandó ante la Organización Mundial de Comercio un contencioso con Colombia por el arancel extraordinario que nuestro país aplica de cinco dólares a las re-exportaciones de calzado y textiles de la Zona Libre de Colón. Recordemos que esa criticada medida de la actual administración fue adoptada por Colombia para proteger a los productores de calzado ante las importaciones de países asiáticos como China, que produce en grandes cantidades y a precios muy baratos. Si bien es una medida temporal y que ha protegido en un breve lapso a los productores colombianos, va en contravía de la firma de tratados comerciales que ha desarrollado este gobierno, y por supuesto, golpea a los importadores, al comercio y a los consumidores de bajos recursos.
 
Seguramente, eso será levantado en pocos meses cuando el tratado comercial más amplio entre en vigencia para que Panamá pueda hacer parte de la Alianza del Pacífico. Pero si aquí se cede con el arancel extraordinario, el gobierno de Martinelli debe dejar de obstaculizar la integración eléctrica que le permitiría a Colombia vender su energía en países centroamericanos. El frenazo en seco de esa proceso de interconexión no tiene explicaciones a la luz pública por parte de los panameños, situación que ha dejado a desatado muchas interpretaciones sobre las verdaderas razones de esas barreras. Ojalá dicha conexión eléctrica con Centroamérica no se pare como ha sucedido con el eterno problema del ‘Tapón del Darién’ que si bien no hay una carretera convencional, siempre ha sido el mayor obstáculo para verdaderamente comerciar de tu a tu con Panamá. El Gobierno de Santos debe poner, pero Martinelli también debe mover sus fichas.
 

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 25/09/2021 El presupuesto no es ley de leyes donde todo cabe

La corte debe estar atenta porque el ministerio de Hacienda convirtió el presupuesto en una súper ley a la que le cabe de todo como refor-mar pensiones y acabar garantías políticas

Editorial 24/09/2021 Borrar con el codo lo que se hace con la mano

Luego de haber sacado con gran probidad la reforma tributaria por más de $15 billones, yerra el MinHacienda al pretender cargar el erario con traslados pensionales exprés

Editorial 23/09/2021 Las cosas que marchitan el sistema pensional

Los fondos privados pueden quejarse de que no hay muchas condiciones para competirle a Colpensiones luego de que el Gobierno apoyara cambiar de regímenes en el presupuesto de 2022

MÁS EDITORIAL