.
EDITORIAL

Hidroituango no se puede politizar

miércoles, 3 de octubre de 2018

Las empresas públicas de Medellín han sido ejemplo de manejo y preservación de los bienes públicos, los últimos sucesos politiqueros siembran nubarrones

Editorial

Medellín siempre ha despertado “envidia de la buena” porque por más de seis décadas ha sabido proteger sus empresas públicas de los intereses politiqueros. Los últimos acontecimientos, que se desprenden de la crisis de HidroItuango, han encendido las alarmas sobre el eventual daño que le pueden hacer los intereses políticos a EPM, una de las 10 compañías más exitosas del país y la institución de servicios públicos mejor manejada en la historia de Colombia. Todo lo que se ha construido hasta ahora está seriamente amenazado por el tira y afloje de los mandatarios regionales, quienes han ido calentando los ánimos con el paso de los días y la inminente llegada del debate electoral por la Gobernación de Antioquia y la Alcaldía de Medellín, que otrora eran ejemplo de trabajo único en pos de los intereses de una región, quizá la más pujante de Colombia que contaba con sus empresas públicas a uno de los más valiosos activos, que nadie se atrevía a maltratar.

Pero las cosas han cambiado y las Empresas Públicas de Medellín manejadas sabiamente por empresarios egresados de la otrora Escuela de Minas de la Universidad Nacional es en la actualidad objeto de discordias y divisiones internas y externas que amenazan seriamente el futuro de la compañía que sigue siendo pública. La politiquería no solo viene de afuera o está representada por la Gobernación o la Alcaldía, sino que convive al interior de la empresa a través de unos grupos sindicales bastante similares a los que acabaron con esas mismas instituciones en Barranquilla, Cali o Bogotá. La crisis de Hidroituango -de la cual se está saliendo con bastante éxito- ha sido el ‘Florero de Llorente’ de una situación que se venía gestando hace varios años. EPM siempre ha sido el objeto de deseo de los políticos antioqueños por la caja que maneja y el nivel de influencia en el sector energético colombiano, deseos que han mutado a voracidad y han generado episodios como los que se están experimentando por estos días. La gran hidroeléctrica se había configurado como uno de los proyectos más emblemáticos del país, no solo por su capacidad de generación, sino porque se había llegado a una sana convivencia entre sus dos grandes accionistas: la Alcaldía de Medellín (EPM) y la Gobernación de Antioquia (Idea); era un arréglelo casi salomónico, pues las dos autoridades regionales compartían decisiones en el megaproyecto, pero las cosas no salieron como se esperaban y la ruptura de opiniones societarias explotaron, pues las actuales autoridades locales y regionales no obedecen a las mismas corrientes políticas y ante el advenimiento de las próximas elecciones -27 de octubre de 2019- las tensiones desnudaron intereses subyacentes.

La situación de HidroItuango no se puede politizar por el bien de las finanzas de Medellín y de los grandes proyectos de infraestructura planeados por el departamento. Así como EPM fue, es y sigue siendo, hasta ahora, un modelo de manejo de cómo se deben llevar las riendas de unas empresas públicas de un municipio cualquiera, el gran proyecto hidroeléctrico debe seguir su curso sin que nadie le meta palos en la rueda, menos aún de sus propios socios. Es un llamado nacional a la cordura regional, pues siempre Medellín y Antioquia han sido modelos de progreso, desarrollo, pero sobre todo, de manejo honrado de los bienes públicos.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 17/07/2024 Los temores sobre las nuevas pensiones

Ahora el nuevo régimen pensional colombiano está en manos del poder jurídico, todos los tribunales seguramente le darán forma a uno de los cambios más radicales del Gobierno

Editorial 16/07/2024 Sin ahorro no se puede hablar de otra tributaria

Yerra el Gobierno cuando comienza a hablar de una nueva reforma tributaria, pero no pone de su parte con ahorro, ejecución, y lo más importante, la eficiencia en el gasto público

Editorial 15/07/2024 Los beneficios tributarios en la reactivación

El Gobierno está metido en un inédito problema de caja y además tiene el imperativo de presentar un plan de reactivación con unos beneficios tributarios ¿quién va a pagar todo?