.
EDITORIAL

¡Hay que frenar la subida de tasas de interés!

viernes, 27 de enero de 2023

El Banco de la República debe acoger la recomendación de MinHacienda y parar en seco la subida de las tasas de interés para no ahogar más la economía

Editorial

Pasado casi un mes de 2023, la inflación en el mundo empieza a retroceder y con ello la política de subida de tasas a normalizarse. Los efectos derivados de la pandemia se evaporan en varios países, el infarto de los contenedores, la movilización de carga en los puertos, la fabricación de microchips y autopartes casi está sincronizada entre oferta y demanda, el único rezago es el suministro de fertilizantes para la producción agropecuaria, la volatilidad en el precio de los combustibles y el costo del dinero que se desprende de la sumatoria de todo lo anterior para atajar la persistente variación de precios al alza en todo el mundo.

La inflación llegó hasta sus picos más altos en casi tres décadas en todos los países desarrollados, había generaciones enteras que nunca experimentaron en el pasado reciente que los bienes y servicios cambiaban abruptamente de valor de un momento a otro, lo que obligó a los bancos centrales a subir las tasas de interés para reducir el circulante; en otras palabras, a sacar dinero para ponerlo a rendir con tasas más altas que las tradicionales.

El problema es que emisores emergentes como lo es el Banco de la República en Colombia, siempre actúan en reflejo de lo que hace la Reserva Federal en Estados Unidos en materia de tasas, fieles a la regla de que si el país del norte estornuda, los países del sur se afiebran.

La economía colombiana va a caer durante los próximos meses de 7,5% aproximadamente a menos de 2%, lo que no es otra cosa distinta que habrá trimestres de crecimiento negativo si las condiciones de tasas de interés se mantienen.

El dinero para consumir, desarrollar nuevas empresas, generar puestos de trabajo, exportar, entre otras cosas productivas, está muy caro desde noviembre de 2021. Los codirectores del Banco han subido las tasas hasta 12% para morigerar la variación de precios y no ha sucedido nada por el simple hecho de que la economía local es altamente informal, el dinero subterráneo sigue impactando la oferta monetaria irremediablemente.

Algo debe hacer el Banco distinto a subir las tasas para afectar el circulante, su fórmula no ha funcionado en la variación de precios y todo parece indicar que así seguirá pasando. ¡Hay que frenar la subida de tasas de interés! Eso es un imperativo que debe copiar el Emisor, no solo porque no ha funcionado como ocurre en las economías desarrolladas, sino porque con su proceder están asfixiando la economía, empujándola a la informalidad y validando los lavadores de dinero del gota a gota.

Hoy más que nunca el Banco de la República debe dar muestras de que es una entidad crucial que se está modernizando y que su independencia es a toda prueba, muy a pesar de que casi todos los codirectores fueron nombrados por otras administraciones. Aferrarse a seguir subiendo las tasas conscientes de que su medicamento en contra de la inflación no funciona, es una terquedad que tendrá su precio sobre la actividad productiva.

El Ministerio de Hacienda, liderado por un ex codirector del mismo Emisor y de lejos el economista más importante de la historia, José Antonio Ocampo, ha pedido que paren ya de subir las tasas de interés, que no es necesario seguir encareciendo el dinero para que los fantasmas de la recesión se evaporen. Es un momento de grandeza que pone a prueba el profesionalismo de los miembros de la Junta y del grupo de estudiosos técnicos de una entidad crucial para la credibilidad institucional.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 29/05/2024 ¿Qué va a pasar con el sistema de salud?

El retiro voluntario de Sura y Compensar, más la intervención de Sanitas por parte del Gobierno, configura la reinvención del sistema de salud, sin propuestas a la vista

Editorial 28/05/2024 Al país político le están poniendo la agenda

Ahora resulta -se empieza a percibir- que la gran necesidad de Colombia es una constituyente o un referendo, idea instalada por adoradores del poder y el dinero público

Editorial 27/05/2024 Palabras necias y muy tóxicas para la economía

Ningún funcionario del Gobierno debe usar ciertas palabras que tienen repercusiones en los mercados, hablar de cesación de pagos y emergencia económica son temas pesados