.
EDITORIAL LR

Hay que empezar por oír las ideas de los candidatos

lunes, 1 de marzo de 2021

El país político debe empezar a seducir con propuestas para saber éstas cómo impactan la economía. más que candidatos, precandidatos y post-candidatos, se necesita conocer sus ideas

Editorial

Quedan pocas semanas de tranquilidad política antes de que comience la campaña por las curules al Senado y la Cámara de Representantes. Elecciones al Congreso que se realizarán en poco más de un año y que determinarán el rumbo del país económico ad portas de la tercera década del siglo XXI. Casi nunca se le pone mucho cuidado a las listas de los candidatos de los distintos partidos y siempre las sorpresas son evidentes; personas desconocidas que barren en las regiones con altas votaciones, senadores tradicionales que consiguen el favor de sus mismos electores, representantes que avanzan al Senado y famosos con aspiraciones políticas que se queman en sus intenciones. Pero al final, siempre habrá un Congreso que trabajará al lado o en contra de un Presidente que deberá llevar las riendas del país entre 2022 y 2026. Lo inquietante es que a la crisis de los partidos se suma poco a poco la estampida de las ideas políticas y económicas. Empieza la temporada de precandidatos, candidatos y post-candidatos: los primeros con ganas de ser ministros o embajadores, pero pensando en su ocupación para el próximo cuatrienio; los segundos confiados en pasar a la segunda vuelta y ser verdaderas opciones para llegar a la Casa de Nariño; y los terceros, los post-candidatos, son esos que se lanzan para ir haciendo nombre, ver que pescan y enfocarse para el gobierno del 26 al 30. Para nadie es un secreto que la carrera por la Presidencia en Colombia tiene tres etapas aparentemente iguales, pero en realidad distintas: las elecciones al Congreso en marzo; la primera vuelta presidencial en mayo y la segunda vuelta en junio; cada una de las etapas tiene sus propias dinámicas, alianzas y componendas que van desvirtuando las propuestas que había hecho cada candidato; incluso, se han observado arreglos de militantes, otrora distanciados o en orillas distintas, en contra de algún candidato, solo por verlo perder. Hace rato que los partidos no le apuestan a las ideas, que el péndulo político es el único que logra visualizarlas en dos grandes grupos, unos a la derecha y otros a la izquierda, y ambos tratando de ponerse al centro para ser más mayoritarios y sacar la mitad más uno que dicta una democracia imperfecta.

Hay un chascarrillo paisa que define las ideas políticas colombianas: “nada más conservador que un liberal de Rionegro”. Los discursos económicos, en pura y dura teoría del discurso de Van Dijk, pasan de proponer bajar los impuestos, pero oponerse a la globalización con subida de aranceles. Durante las elecciones todos coinciden en un Estado más liviano y menos burocrático, pero al final lo crecen para acomodar a sus más cercanos y promotores de sus campañas. Lo más popular siempre es decir lo que la gente quiere oír como bajar impuestos, mantener la misma estructura pensional, dar subsidios o proteger el ambiente; al conseguir el favor electoral y ser elegidos cumplir esas promesas es complicado y viene el proceso social de incredulidad de las instituciones. Ojalá en los tiempos electorales que se avecinan, las propuestas serias y las ideas sean promocionadas para que los electores viejos y jóvenes puedan tomar mejores decisiones sobre sus congresistas y su presidente. Aún es tiempo de empezar a oír propuestas para identificar a los candidatos y saber con algo de aproximación real cómo será su gestión pública.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 22/02/2024 El peligroso fantasma del crowding out

Que la economía esté en negro por aporte del sector público y su gasto, mas no por acción productiva del sector privado, significa que la primera víctima es el pago de impuestos

Editorial 21/02/2024 En el acceso a viviendas puede estar la respuesta

En Gran Bretaña se está dando un debate sobre el gran desengaño de la sociedad por no tener acceso a vivienda, un drama que en Colombia pasa en silencio y que puede capitalizarse

Editorial 20/02/2024 Bienvenida la autonomía fiscal de las regiones

Poco a poco se abre una gran caja de Pandora en la forma como está organizado el país político y fiscal, permitir que las regiones puedan avanzar en la autonomía es un salto