.
EDITORIAL LR

Hay que empezar por oír las ideas de los candidatos

lunes, 1 de marzo de 2021

El país político debe empezar a seducir con propuestas para saber éstas cómo impactan la economía. más que candidatos, precandidatos y post-candidatos, se necesita conocer sus ideas

Editorial

Quedan pocas semanas de tranquilidad política antes de que comience la campaña por las curules al Senado y la Cámara de Representantes. Elecciones al Congreso que se realizarán en poco más de un año y que determinarán el rumbo del país económico ad portas de la tercera década del siglo XXI. Casi nunca se le pone mucho cuidado a las listas de los candidatos de los distintos partidos y siempre las sorpresas son evidentes; personas desconocidas que barren en las regiones con altas votaciones, senadores tradicionales que consiguen el favor de sus mismos electores, representantes que avanzan al Senado y famosos con aspiraciones políticas que se queman en sus intenciones. Pero al final, siempre habrá un Congreso que trabajará al lado o en contra de un Presidente que deberá llevar las riendas del país entre 2022 y 2026. Lo inquietante es que a la crisis de los partidos se suma poco a poco la estampida de las ideas políticas y económicas. Empieza la temporada de precandidatos, candidatos y post-candidatos: los primeros con ganas de ser ministros o embajadores, pero pensando en su ocupación para el próximo cuatrienio; los segundos confiados en pasar a la segunda vuelta y ser verdaderas opciones para llegar a la Casa de Nariño; y los terceros, los post-candidatos, son esos que se lanzan para ir haciendo nombre, ver que pescan y enfocarse para el gobierno del 26 al 30. Para nadie es un secreto que la carrera por la Presidencia en Colombia tiene tres etapas aparentemente iguales, pero en realidad distintas: las elecciones al Congreso en marzo; la primera vuelta presidencial en mayo y la segunda vuelta en junio; cada una de las etapas tiene sus propias dinámicas, alianzas y componendas que van desvirtuando las propuestas que había hecho cada candidato; incluso, se han observado arreglos de militantes, otrora distanciados o en orillas distintas, en contra de algún candidato, solo por verlo perder. Hace rato que los partidos no le apuestan a las ideas, que el péndulo político es el único que logra visualizarlas en dos grandes grupos, unos a la derecha y otros a la izquierda, y ambos tratando de ponerse al centro para ser más mayoritarios y sacar la mitad más uno que dicta una democracia imperfecta.

Hay un chascarrillo paisa que define las ideas políticas colombianas: “nada más conservador que un liberal de Rionegro”. Los discursos económicos, en pura y dura teoría del discurso de Van Dijk, pasan de proponer bajar los impuestos, pero oponerse a la globalización con subida de aranceles. Durante las elecciones todos coinciden en un Estado más liviano y menos burocrático, pero al final lo crecen para acomodar a sus más cercanos y promotores de sus campañas. Lo más popular siempre es decir lo que la gente quiere oír como bajar impuestos, mantener la misma estructura pensional, dar subsidios o proteger el ambiente; al conseguir el favor electoral y ser elegidos cumplir esas promesas es complicado y viene el proceso social de incredulidad de las instituciones. Ojalá en los tiempos electorales que se avecinan, las propuestas serias y las ideas sean promocionadas para que los electores viejos y jóvenes puedan tomar mejores decisiones sobre sus congresistas y su presidente. Aún es tiempo de empezar a oír propuestas para identificar a los candidatos y saber con algo de aproximación real cómo será su gestión pública.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 19/04/2024 El momento del Banco de la República

Avanza la idea de que el Emisor maneje la fiducia que contiene el grueso de las pensiones de los colombianos, una idea que da confianza, pero que puede tener preguntas

Editorial 18/04/2024 El peor trimestre en los últimos 15 años

La venta de vivienda e inicios de obras en el sector de la construcción van de mal en peor; Camacol ya lanzó alertas sobre la situación, pero el Gobierno Nacional y sector bancario no copiaron la realidad de las cosas

Editorial 17/04/2024 Con el peor dato de inflación y crecimiento

La economía colombiana no va bien y, peor aún, se percibe la inseguridad que reina en todos los rincones del país, el crecimiento del PIB para 2024 será de 1,1% y la inflación de 6,4%