.
EDITORIAL

Hay que blindar la tributaria de los lobistas

sábado, 4 de octubre de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Una vez radicado en el congreso el proyecto tributario, el Gobierno deberá ahuyentar los intereses particulares. 

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, ya quemó las naves y la suerte de su nueva reforma tributaria está echada. Son varios los puntos trascendentales que cobija un articulado de 28 puntos entre los que brillan mantener temporalmente la tarifa del gravamen a los movimientos financieros; crear un impuesto a la riqueza; desarrollar una sobretasa al impuesto sobre la renta para la equidad Cree de tres puntos, sin destinación específica; incluir mecanismos de lucha contra la evasión; un impuesto complementario a la riqueza denominado impuesto de normalización de activos y un nuevo tipo penal. Así mismo, se modificará la destinación específica del Cree y no habrá más devolución de dos puntos de IVA por compras con tarjetas débito y crédito.

No hay mayores aportes novedosos a los filtrados por el mismo Ejecutivo durante las últimas ocho semanas, en cambio si empieza a llamar la atención el ejercicio que se avecina por parte de los grupos de poder quienes empezarán a colgarle remiendos y acomodos particulares a la iniciativa gubernamental. No se puede perder de vista que el proyecto de Presupuesto General de la Nación para 2015, asciende a $216,2 billones, lo que representa un incremento de 6,5% con respecto al presupuesto actual. Y que si se compara la composición del ingreso con las proyectadas para 2015, es evidente que la desaparición de los recaudos provenientes del impuesto al patrimonio y de dos puntos en la tarifa del 4x1000, hace inferior el recaudo esperado, lo que sumado a la reducción de la renta petrolera, abre un hueco de $12,5 billones.

La pelota está en el campo de juego de los congresistas de las comisiones económicas quienes deberán cumplir con su labor constitucional, ojalá estén alejados de los intereses particulares de muchos quienes les ayudaron a financiar sus campañas. Es habitual que por estos días los lobistas empiecen sus procesiones al Congreso o citas particulares para ir presionando cambios en el articulado, de tal manera que la nueva reforma tributaria se crezca como la habitual colcha de retazos. El país necesita una ajuste tributario para financiar sus programas, pero también requiere una verdadera reforma tributaria estructural que toque todo el sistema para evitar constantes ‘reformitas’ basadas en tributos temporales como es el caso del 4x1000 o el renombrado impuesto a la riqueza, otrora al patrimonio.

A Cárdenas y su equipo técnico le quedan pendiente gruesos como la cárcel para los evasores, la corrección del IVA que está a media tabla entre los países de la región y por qué no, el impuesto a los dividendos, eso si, sin que se convierta en una doble tributación. Colombia es un país desigual que solo puede ajustar las cargas si hace una buena reforma tributaria, tal como lo recomienda la banca multilateral.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 18/05/2024 El país a merced del sicariato y la delincuencia

No se pueden gastar más palabras hablando de desarrollo y bienestar social cuando los gobernantes no garantizan lo mínimo, que es la seguridad de todos los colombianos

Editorial 17/05/2024 A la carreta se le está acabando el tiempo

El Gobierno Nacional debe entender que el tiempo se agota y le queda poco más de dos años, tiempo suficiente para pasar del dicho al hecho, para poder mostrar cosas materiales

Editorial 16/05/2024 ¡Un gran pacto nacional por el crecimiento!

La economía se aleja de la recesión, pero las cifras de crecimiento del PIB del primer trimestre son las peores desde el año de la pandemia, debe haber un pacto para mejorar