.
EDITORIAL Es necesario reagendar los días sin IVA
martes, 7 de diciembre de 2021

Los tres días sin IVA deben tener un objetivo concreto en función de las necesidades, no todo debe ser fiesta al final del año: uno en enero, otro en junio y el último en noviembre

LR

Los primeros indicios de las jornadas sin IVA aparecieron en el Congreso como iniciativa del Centro Democrático y rápidamente fue tildada de populismo legislativo, pues era un tema traído de los cabellos a mediados de septiembre de 2019. La idea del partido de gobierno del presidente, Iván Duque, caía en un momento en el que no había pandemia, nadie hablaba del covid-19 y el Ministerio de Hacienda preparaba una de las tres reformas tributarias de esta administración.

El proyecto de ley buscaba en ese momento que los consumidores, de forma aleatoria, tuvieran un día cada cuatro meses para no pagar el IVA. Una iniciativa enmarcada en la Ley de Crecimiento Económico. Una vez llegó la pandemia y sembró estragos en la economía, el equipo económico del Gobierno Nacional anunció que, debido a la situación económica derivada del coronavirus, se implementaban esas jornadas para estimular el consumo y ayudar a las ventas de las empresas afectadas.

Los colombianos podrían adquirir solo “algunos” productos que estarían exonerados del impuesto de consumo. El primer ejercicio en ese momento se enmarcó por los días en que los trabajadores reciben la prima de medio año y fue muy criticado, pues no consideró temas como las aglomeraciones, el distanciamiento y los ya habituales protocolos sanitarios. Pero al final se sembró una idea que poco a poco ha ido calzando y sobre la cual se puede ir construyendo una cultura de consumo inteligente en la que no todo debe ser comprar por comprar, sino hacerlo de manera consciente y sostenible, por ejemplo, ir perfeccionando esos días con objetivos precisos para las personas y las empresas, en las que todos ganen, pues no se puede perder de vista que los días sin IVA es un regalo de los colombianos para los colombianos. Es una suerte de círculo virtuoso en el que el consumidor no paga un IVA, se ahorra 19% en las compras; el Gobierno Nacional a través de la Dian, no recauda un importante impuesto, y las empresas se benefician de grandes ventas dirigidas a obtener más ingresos y a generar empleos.

Las jornadas sin IVA no son un regalo de los comerciantes a los consumidores, es un ahorro que ellos hacen de sus impuestos, una suerte de devolución del IVA. Es una ecuación simple y sobre la cual hay confusión y amaño, pues son muchos los casos investigados por la Superintendencia de Industria y Comercio en los que las empresas suben los precios para vender más caro, un asunto que debe ser investigado y sancionado para que los consumidores puedan programar sus compras y advertir en sus ingresos que en realidad sí hay beneficios.

Los días sin IVA llegaron para quedarse y eso está bien, que sean los mismos consumidores quienes programen sus compras dirigidas a verdaderamente obtener beneficios, no programados para quitarles sus escasos ingresos. Por ejemplo, debe haber una reagendación o reprogramación con base en las necesidades básicas de las personas y ampliarlo a todos los productos y servicios. En enero debe haber un día sin IVA, para beneficiarse de bajos precios en útiles escolares, en junio otra jornada sin impuestos, para poder ir de vacaciones en un mes lleno de puentes, y al final del año, en noviembre debe sincronizarse el día para que la gente pueda comprar sus regalos. Sería un gran avance ir en el sentido de planeación de gastos familiares.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 19/01/2022 Hoja de ruta del hombre de los US$10 billones

Larry Fink, fundador de BlackRock, sigue guiando las inversiones globales desde su megafondo y en su carta anual habla de las nuevas maneras de trabajar y la sostenibilidad

Editorial 18/01/2022 La economía baila al ritmo de café y petróleo

El barril de petróleo promedia los US$85, mientras que la libra de café se sostiene en unos US$3, buenas cifras para un año que muestra grandes desafíos en consolidación

Editorial 17/01/2022 Incertidumbre económica al son de Ómicron

Llega la segunda quincena de enero aún con la resaca de las fiestas de fin de año, pero con una inusual incertidumbre por los estragos que pueda causar un rebrote de coronavirus

MÁS EDITORIAL