.
EDITORIAL

Entrar a la Ocde o seguir mediocres

sábado, 27 de mayo de 2017
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

La receta magistral que propone la Ocde para que la economía colombiana avance debe hacer pensar en el rezago de reformas económicas

 

No todo puede ser echarle la culpa a los gobiernos nacionales, locales y regionales del grueso de los problemas que aquejan el lugar donde vivimos; hay un principio real para poderlo en práctica en las palabras de Kennedy: “No te preguntes qué puede hacer tu país por ti, pregúntate qué puedes hacer tú por tu país”. Atravesamos por un periodo marcado por la incertidumbre en el que los ambiciosos jugadores políticos acuden a toda su batería de armas propagandísticas para desprestigiar iniciativas gubernamentales bien fundamentadas, todo el objetivo supremo de ganar adeptos para sus campañas, traducirlos en votos a punta de posverdades. No hay razón científica para oponerse a que Colombia entre al llamado club de las buenas prácticas conformado por las 35 economías de mejor desempeño que a la postre son las mismas más ricas del planeta.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, Ocde, fue fundada 1961, con el objetivo de promover políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas alrededor del mundo. La idea es simple, pero disruptiva, ¿cómo lo hicieron los mejores para seguir su camino? De esta manera, se armó un foro donde los gobiernos puedan compartir experiencias y buscar soluciones a los problemas comunes. “Trabajamos para entender qué es lo que conduce al cambio económico, social y ambiental. Medimos la productividad y los flujos globales del comercio e inversión. Analizamos y comparamos datos para realizar pronósticos de tendencias. Fijamos estándares internacionales dentro de un amplio rango de temas de políticas públicas”. A eso quiere apuntarle el país económico desde hace casi un lustro, objetivo que está a punto de cumplirse, pero que comienza las exigencias más duras en un tiempo electoral en el que la desinformación pulula para beneficiar intereses individuales en detrimento del bienestar general.

El pasado jueves, el centro de la Ocde para América Latina hizo una serie de recomendaciones para apurar el ingreso de Colombia al club y que pueda estar al lado de otros países de la región como México, Chile, Brasil y Costa Rica. Los expertos -entre otros consejos muy acertados- le recomendaron al país establecer diferentes salarios mínimos por regiones, edades y sectores económicos, de lo contrario Colombia seguirá sumida en la desigualdad de ingresos, informalidad y baja productividad. Al mismo tiempo recomendó “simplificar procedimientos para el registro de empresas y la afiliación de los trabajadores a la seguridad social, mejorar programas para el mercado laboral, extender la educación de la primera infancia y aumentar la calidad de la educación son medidas que impulsarían la inclusión, la movilidad social y los estándares de vida”.

Casi todas las recetas de la Ocde para mejorar al país en términos económicos tiene que ver con la inversión social efectiva a partir del cambio de reglas de juego polémicas. Vuelve a recomendar que se actualice la edad de jubilación por varias razones, la presión fiscal, el aumento de la expectativa de vida y la incursión positiva de la mujer en el mundo laboral y para avanzar en ese aspecto se recomienda hacer un rediseño del sistema pensional partiendo que se unifique la edad de jubilación entre hombres y mujeres que hoy tiene cinco años de diferencia. En conclusión, el país social, el país del bienestar y el país competitivo deben marchar de manera conjunta, pero para lograrlo debe haber un verdadero pacto social que valore el papel de las empresas, exija gobiernos y las personas un compromiso histórico por el progreso.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 12/07/2024 Las lecciones empresariales de la Selección

Colombia está en modo fútbol por el excelente desempeño deportivo de la selección, como consecuencia de las buenas decisiones en la administración del recurso humano

Editorial 11/07/2024 Los ministros deben ser ministros

En temporada de cambio de ministros llama la atención el perfil de los nombrados y los retos que tienen por delante, y si en algo yerra el Presidente, es en nombrar idóneos

Editorial 10/07/2024 Derramar leche, una protesta más que obsoleta

Es una paradoja económica: producir leche es bastante costoso, al tiempo que venderla es muy barato, pero al consumidor se le sigue cobrando caro ¿cómo salir del problema?