.
EDITORIAL

En acento regional del plan de desarrollo

viernes, 8 de febrero de 2019

Hay que empezar a repintar el mapa con base en las verdaderas conexiones económicas y geográficas, más allá de las líneas imaginarias políticas

Editorial

El Plan Nacional de Desarrollo es el plan de planes; es la cartilla a seguir; es una partitura a tocar; una suerte de hoja de ruta a largo plazo que el país debe cumplir al pie de la letra y sobre el cual hay que ponerle todos los ojos si verdaderamente se quiere dar un salto al desarrollo social.

Si tenemos un plan estructurado para los próximos cuatro años, las cosas mejorarán y eso solo se logrará si los ministros del despacho hacen la tarea con visión de país y no se dejan llevar por intereses personales. Lo único que puede hacer el Departamento Nacional de Planeación es trazar esa ruta y esperar cumplimiento de todos y cada uno de quienes ejecutan las políticas públicas. No debe haber voces que desafinen para evitar nuevas desilusiones y retrocesos como ha sucedido en algunas administraciones.

El Plan Nacional de Desarrollo proyecta una inversión cercana a $1.100 billones para los próximos cuatro años, de los cuales $779,5 billones corresponden a recursos que se pueden regionalizar. Esa es la clave para empezar a hacer cosas diferentes que ayuden a construir el país del siglo XXI.

“Regionalizar” debe ser el mantra, esa palabra clave que se convierte en una suerte de camino al que se le ha tenido mucho miedo en Colombia desde hace muchas décadas; el país que vivimos obedece a caprichos de los políticos de turno que siempre han actuado en función de sus intereses en detrimento de la visión de país colectivo.

El concepto regional no es disruptivo, pero sí es el camino para lograr uno de los objetivos expuestos en el Plan de Desarrollo que es la equidad. Primero se debe trabajar más por el crecimiento económico y la acertada asignación de recursos públicos escasos, y luego más adelante, vendrá la tan anunciada equidad.

En el renglón por la “equidad”, el Plan establece “una visión territorial basada en la importancia de conectar territorios, gobiernos y poblaciones”. Para lograr ese objetivo el Gobierno Nacional quiere desarrollar dos pactos: uno por la descentralización (para conectar territorios, gobiernos y poblaciones), y dos, por la productividad y la equidad en las regiones.

Mucho de esto se ha pintado en los mapas tradicionales, pero aún no se ha logrado avanzar en el cómo hacerlo. Pacífico: diversidad para la equidad, la convivencia y el desarrollo sostenible. Caribe: transformación para la igualdad de oportunidades y la equidad. Seaflower: por una región próspera, segura y sostenible. Central: innovación y nodo logístico de integración productiva nacional e internacional. Santanderes: eje logístico, competitivo y sostenible. Amazonía: desarrollo sostenible. Eje Cafetero y Antioquia: competitividad y desarrollo logístico. Llanos y Orinoquía: conectar y potenciar esta despensa con el país y el mundo. Y finalmente, Océanos: potencia bioceánica.

Son once regiones perfectamente identificadas pero desarticuladas en lo político, pues el capricho de los departamentos ha hecho que sean los gobernadores, representantes y senadores lo que históricamente destruyan la visión general del país conservando sus parcelas que se han convertido en feudos electorales que los mantienen poderosos en la esfera central.

El PND de Iván Duque tiene un buen acento regional, pero esa iniciativa loable siempre estará amenazada por los intereses particulares de unos líderes exitosos en conseguir votos, pero deficientes en los necesarios liderazgos departamentales.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 20/07/2024 “Cuando China estornuda, el mundo se resfría”

Por estos días, el Comité central del partido comunista se encuentra revisando reformas que pueden afectar el equilibrio mundial, China redobla su interés por América Latina

Editorial 19/07/2024 La pobreza monetaria cede y es importante

Una persona está en situación crítica si vive con menos de $435.375 mensuales, a la luz del último índice de Pobreza monetaria, han salido dos millones de personas de este estado

Editorial 18/07/2024 Por una tercera legislatura más constructiva

Este fin de semana se instala la tercera legislatura de un Congreso nuevamente salpicado por poco trabajo, muchos beneficios, pero ante todo, por su nulo aporte