.
EDITORIAL

El problema y la solución está en los bancos

sábado, 25 de abril de 2020

Bien hacen el Gobierno y los banqueros en sentarse a coordinar la aceleración de soluciones económicas para empresarios y personas, pero todo debe tener protocolos

Editorial

El problema que se ha suscitado entre el Gobierno Nacional y los banqueros tiene origen en que ha quedado en el ambiente que hay dinero gratis a dos manos para repartirse sin ningún requerimiento, y peor aún, que la liquidez ofrecida por el Ejecutivo se está quedando en los bolsillos del sistema financiero. Las dos cosas son ciertas, pero merecen una explicación coloquial: no hay dinero gratis para los empresarios ni para las personas naturales de los estratos 4, 5 y 6, dado que los más pobres o de menos poder adquisitivo sí han recibido subsidios para sobrellevar esta crisis. Lo que sí es cierto es que se han habilitado créditos blandos para que los empresarios (independientemente de su tamaño) acudan a los bancos para pagar sus nóminas y refinanciar sus deudas, pero previo a un análisis de capacidad de pago de los deudores, pues es fundamental proteger los depósitos de los demás ahorradores, mucho más en momentos como el actual. El segundo punto tiene que ver con el oficio o rol de intermediación financiera que tienen los banqueros, es decir la tarea de colocar dinero entre sus cuentahabientes a tasas blandas que reciben del Banco de la República o de programas de ayuda estatal por medio de los bancos de segundo piso como Finagro, Findeter o Bancoldex. Su oficio es realizar préstamos responsables porque utilizan los recursos que los clientes depositaron con la confianza de que van a estar disponibles cuando los necesiten. Si bien el Gobierno ha dicho que respalda hasta 90% los créditos a través de sus fondos, aún no está claro ni cómo ni cuándo esto va a ser una realidad; por tanto es crucial que el Ejecutivo y los banqueros se sienten y coordinen la información para que todos tengan las cosas claras.

Para nadie es un secreto que la demanda de crédito es muy elevada porque las empresas necesitan flujo de caja en medio de una economía en desaceleración, pero las instituciones de vigilancia y control deben dar claridad cómo va a funcionar la “fianza gubernamental” que aún no ha sido completamente clara. La crisis financiera más dura del país ocurrió durante 1999 y la recuperación fue evidente por el papel que los bancos jugaron en ese momento. Está claro que las crisis económicas suelen ser más profundas y duraderas cuando están acompañadas de una crisis financiera, lo que ocurrió en 1999, pero no en 2008 cuando la solidez de la banca se puso a prueba y fue uno de los factores que ayudó a una rápida recuperación.

Hay que evitar que la pandemia y sus inevitables consecuencias económicas empaten con una crisis bancaria forzada que obliga a que el sistema financiero tome riesgos excesivos con préstamos que no se puedan repagar (y a los que el gobierno no respalda) simplemente por populismo político. La estabilidad del sistema financiero es vital para el funcionamiento de la economía, pues su labor de intermediación de los recursos de los ahorradores y préstamos a los consumidores y empresarios es clave para apalancar la compra de productos para los hogares y la inversión en maquinaria y equipo. Pero todos los agentes del sistema financiero no se escapan de las críticas a típica negligencia del banquero ni su falta de competencia dentro del mismo gremio. Los bancos no solo deben ser más eficientes con los clientes, sino entender que es un momento de grandeza en donde se deben reducir los márgenes.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 28/02/2024 Recesión quiere decir menos impuestos

El Ministerio de Hacienda debe darse cuenta de que la recesión por la que atraviesa el sector productivo, tras varios meses en rojo, ya se empieza a reflejar en el recaudo de impuestos

Editorial 27/02/2024 S.O.S. por las obras de infraestructura

El Túnel del Toyo y la Ruta caribe II, entre otras obras de infraestructura no se pueden parar porque el Gobierno de turno no ha hecho los números, el país no se puede detener

Editorial 26/02/2024 La economía puede sentir la inseguridad

Colombia no solo percibe, sino que siente la ola de crímenes que estremecen al grueso de los pueblos y ciudades; sino se hace algo estructural, la situación se suma a la recesión