.
EDITORIAL El optimismo se abre paso en medio del covid
jueves, 4 de febrero de 2021

La percepción de las cosas cuando Los primeros vacunados muestren sus registros, desatará una ola de optimismo y la anhelada nueva normalidad será cuestión de meses

Editorial

Hace pocas semanas, la revista The Economist le pidió a 50 expertos que expusieran algunas tendencias que determinarán este año. Cualquier línea de comportamiento social estará determinado por la vacunación masiva que ineludiblemente hará girar la percepción de una acentuada incertidumbre a un optimismo creciente que se sentirá más al final del año. Dicen los expertos a la revista londinense que “los humanos deseamos volver a socializar, pero el trabajo a distancia básicamente se quedará igual. El modelo mixto de trabajo es irreal, simplemente seguiremos trabajando en línea desde nuestras casas cada vez más adaptadas y con reuniones en lugares divertidos y diferentes cada mes para socializar y conectar”. La segunda tendencia tiene que ver con el reemplazo de las oficinas por la llamadas tecnologías disruptivas que las suplirán. El turismo de trabajo desaparecerá. Los hoteles de trabajo serán historia, como los congresos o reuniones de trabajo, todo se hará en línea. “Las llamadas se convierten en videollamadas. Las juntas internacionales en juntas en línea. Los grandes congresos en sistemas tecnológicos”.

La cuarta tendencia habla de las casas que se vuelven más tecnológicas y adaptadas al trabajo diario. Muchas empresas se dedicarán a solucionar las necesidades de trabajar desde casa. Muy ligado a esto estará la productividad que no dependerá de un jefe que revise, sino de plataformas que te ayudan a medir resultados. “Todo lo repetitivo se vuelve virtual y en esquema de suscripción. Desde iglesias, arte, gimnasios, cines, entretenimientos. A veces iremos a cosas físicas, pero los números no darán para mantener las infraestructuras físicas que se tenían antes. Menos lugares podrán mantener algunos modelos abiertos. Servicios sofisticados a domicilio por medio de VR llegarán muy pronto”.

Una de las tendencias que identifican los expertos de The Economist que será de las más retadoras para las empresas es que las compañías que no inviertan en tecnologías de punta van a desaparecer, pues casi todo llevará la marca de la inteligencia artificial y de las novísimas maneras de llegarles a los consumidores. “El turismo por entretenimiento regresa totalmente fortalecido en el segundo semestre de 2021, siempre acompañado con mucha tecnología en su operación, desde la compra, la operación y las experiencias a recibir”. Esto llevará a que cobre máxima importancia el manejo de datos personales, se “preferirá pagar una suscripción que regalar sus datos de consumo (...) Las grandes marcas hoy valen por su credibilidad”.

Y ahora que la gran preocupación es la presencialidad en la educación, esta nunca regresará igual: “se volverá presencial, pero tecnológicamente adaptativa. Estudiar Offline e in-line será lo normal. Las escuelas e universidades se transforman en un esquema híbrido”.

En lo que tiene que ver con el comercio, seguirá creciendo, pero en línea, “entran jugadores como Facebook, Tik-Tok y YouTube a competir con Amazon. Se cierra un porcentaje cercano a 50% de tiendas físicas globales. Las tiendas sobreviven gracias a ser experiencias y show rooms, pero el comercio real para finales de 2024 será mayor en línea que presencial en muchos rubros”. Todo esto se respira ya en el ambiente unido por el cordón umbilical de la valoración del bienestar y la calidad de vida.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 05/05/2021 El enroque ministerial y tributario

El Gobierno movió al ministro de Comercio a Hacienda y ascendió al viceministro de la economía a jefe de la otrora cartera de Desarrollo y alfiler de unión con empresarios

Editorial 04/05/2021 El momento más complejo de una economía débil

El dinero no alcanza para cubrir las necesidades de millones de colombianos que cayeron en la pobreza durante la pandemia, menos aún para avanzar en inversión social

Editorial 03/05/2021 ¡Concertar una tributaria solidaria!

Los niveles de pobreza generados por el virus más los rumores de una eventual pérdida del grado de inversión, obligan a los políticos a concertar impuestos solidarios y responsables

MÁS EDITORIAL