.
EDITORIAL LR El optimismo económico debe tener un plan
sábado, 6 de marzo de 2021

El Plan Financiero del Gobierno tiene una expectativa de crecimiento de 5% para este año y de 4,7% para 2022, pero debe estar alineado con la estrategia de vacunación pública

Editorial

En medio de los tambores de la nueva reforma tributaria, el Gobierno presentó su plan de financiación para este año sin profundizar en el avance de los nuevos impuestos que se derivarán del informe de la Comisión de Expertos Beneficios Tributarios a conocerse el próximo 17 de marzo. Se sabe que el objetivo es recaudar 1,5% del PIB equivalente a unos $15 billones.

Es difícil sincronizar crecimiento de la economía de 5% en 2021 y de 4,7% para 2022 con una reforma tributaria, pero menos, aún dejar de lado lo que más impactará el rumbo de la economía que no es distinto al plan de vacunación del mismo Gobierno. Es indiscutible que la variable económica de la velocidad de vacunación y regreso a la normalidad afectará el crecimiento; el primer trimestre no fue bueno y para crecer 5% debe garantizarse un segundo semestre en plena efervescencia de consumo, pero sin vacuna no hay manera de lograrlo.

El Ministerio de Hacienda justifica que el promedio de crecimiento se hace teniendo en cuenta un mínimo de incremento del PIB de 4,1% y un máximo de 6,8%, en un consenso alrededor de 4,9%, cifras que maneja el promedio de analistas independientes, la banca multilateral y las firmas calificadoras de riesgo. Dentro de los supuestos macroeconómicos se prevé también un alza de 2,4% de la inflación para 2021 y de 3% para 2022; lo que representaría un incremento de las tasas de interés del Emisor para el sistema financiero, hoy en 1,75%, que a su vez enviaría el mensaje de que los tiempos de dinero barato han pasado y que empezaría a subir la tasa de usura, la hipotecas y los créditos rotatorios. Si uno de los pilares de la economía es el consumo, el rebrote inflacionario y la consecuente subida de tasas, no ayudarían a que se consolide tal crecimiento, por tanto, debe el Gobierno Nacional lograr que los codirectores del Banco de la República no muevan las tasas al menos por los dos años siguientes.

Otro de los datos clave que entregó el Ministerio tiene que ver con el precio del barril de petróleo Brent presupuestado en US$53, bastante pesimista si se tiene en cuenta que hoy ronda los US$67 y que los analistas del mercado de hidrocarburos le apuntan a cotizarse por encima de US$70. Sin duda, el precio del crudo impactará la tasa de cambio esperada por el Gobierno de $3.466 al finalizar 2021, un dato también optimista, pero muy en sintonía con lo que suceda con el petróleo y las tasas de interés en Estados Unidos. El balance fiscal que se espera para 2021 espera un déficit de -8,6%, 3,5 puntos más alto de lo que se esperaba en junio de 2020, según Alberto Carrasquilla porque “en 2020 subestimamos la magnitud del impacto que iba a tener la pandemia, aunque siempre se entendió un problema que se acabaría en un año, sino de observarlo hacia dos años (...) La economía está siendo más resiliente y definitivamente se está viendo algo de recuperación en el margen por lo que el crecimiento sí se está restaurando gradualmente”.

No es un error ser optimista y ojalá todos los supuestos macroeconómicos del plan de financiación del Gobierno se cumplan, el punto es que todo ese optimismo económico debe estar sustentado en acciones de otras carteras que manejan el plan de vacunación, que hasta ahora va muy lento y genera más incertidumbre. Las dos cosas deben estar sincronizadas.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 21/04/2021 ¿Se desmorona la revolución en el fútbol global?

“Los dueños de los clubes de fútbol más famosos de Europa, no solo son magnates de negocios nacionales, sino ricos globales, están llevando esa visión a otro nivel”

Editorial 20/04/2021 Nadie duda del “qué”, lo difícil es el “cuánto”

Ningún colombiano sensato pone en duda la necesidad de más recursos que le permitan pagar obligaciones y seguir ayudando a los necesitados, el punto es cómo y cuánto

Editorial 19/04/2021 La Caja de Pandora de las pensiones

Hacer contribuir a las pensiones de más de $7 millones al mes es destapar otro problema pendiente, la reforma pensional, que obliga a pensar en la crisis del ahorro de las familias

MÁS EDITORIAL