.
EDITORIAL El ministro que duró ocho semanas
miércoles, 11 de octubre de 2017

Los políticos no se dan cuenta de su desgreño, hacen pactos de cuotas y nos les avergüenza poner sobre la mesa sus cargos sin sentido de país

Editorial

El actual ministro de Vivienda, Jaime Pumarejo, pasará a la historia como uno de los dos jefes de cartera que menos tiempo ha permanecido en el cargo, solo dos meses, unas ocho semanas fue ministro. Quien ostentaba ese récord era Víctor Renán Barco cuando fue nombrado por Alfonso López como ministro de Justicia, pero solo permaneció una semana y media, al tener que abandonar su ministerio por inhabilidades.

El Gobierno de Juan Manuel Santos y los partidos de la llamada unidad nacional -léase Cambio Radical- acaban de dar un triste espectáculo que en nada los sonroja y pone al descubierto los pactos de cuotas ministeriales que evidencian la falta de políticas públicas de cara al país. ¿Qué se puede esperar de funcionarios cuyos jefes directos son quienes llevaron su hoja de vida a Palacio en lugar del Presidente? Este tipo de sucesos son los que tienen desprestigiado al Gobierno y le hacen perder todo tipo credibilidad en términos de liderazgo para ofrecer soluciones a los problemas sociales.

El caso de Pumarejo es patético y demuestra la falta de seriedad y de compromiso con el país, de él y su partido. Siempre se ha dicho que así se gobierna o se administra lo público, con cuotas de todos los políticos que apoyan a un candidato, pero ad portas de una disputa presidencial como la que se avecina, el caso de los funcionarios adscritos a Cambio Radical es un triste espectáculo burocrático donde se pone en evidencia, de manera fehaciente, que a muchos ministerios o cargos clave se llega por tener padrinos electorales más que por su formación o capacidad de llevar las riendas de un ministerio, una superintendencia o la dirección de una empresa estatal. Este tipo de “crisis ministeriales” eran pan de cada día antes de la Constitución de 1991, pero no era frecuente ver ministros que llegan al cargo sin ningún tipo de compromiso con el país.

Una creencia generalizada entre los gerentes de recursos humanos o entre las empresas cazatalentos es que un profesional que no pase un período de prueba es porque la selección quedó mal hecha o los seleccionadores fueron engañados. El sector público da muestra, con este tipo de casos, que no le importa mucho lo que piensen los colombianos al respecto, que primero están los jefes políticos y que todo lo que llegan a hacer al frente de una oficina pública tiene carácter más de saqueo del erario público, que de un servicio real para con el resto de colombianos.

El caso Pumarejo es elocuente porque solo duró 60 días, el comentario puede ser extensivo a sus copartidarios que llevan más meses en la función pública, pero es un verdadero irrespeto con el país aceptar ser ministro con la conciencia puesta en que ese encargo pudiera durar muy poco. Este tipo de situaciones son las que envían mensajes poco serios en un momento político decisivo para el país del siglo XXI; para nadie es un secreto que el hastío político que experimenta una buena parte de la opinión pública; los brotes permanentes de corrupción; la poca o nula formación tecnocrática de los funcionarios, y el afán burocrático, pueden explotar en las próximas elecciones, pues el elector de hoy es muy distinto al de hace 10 años, tiene más elementos de juicio, más contexto y cuenta con la capacidad de discernir entre las promesas y las mentiras. Una mala decisión para el Gobierno y para los partidos de la llamada Unidad Nacional.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 24/09/2021 Borrar con el codo lo que se hace con la mano

Luego de haber sacado con gran probidad la reforma tributaria por más de $15 billones, yerra el MinHacienda al pretender cargar el erario con traslados pensionales exprés

Editorial 23/09/2021 Las cosas que marchitan el sistema pensional

Los fondos privados pueden quejarse de que no hay muchas condiciones para competirle a Colpensiones luego de que el Gobierno apoyara cambiar de regímenes en el presupuesto de 2022

Editorial 22/09/2021 Los vasos comunicantes de Evergrande

China debe evitar que su segundo promotor inmobiliario se convierta en un nuevo Lehman Brothers y que una crisis financiera de escala global se sume a los coletazos de la pandemia

MÁS EDITORIAL