.
EDITORIAL

El listón muy alto, pero con retos por delante

miércoles, 16 de febrero de 2022

Colombia recuperó el ritmo perdido durante la pandemia al alcanzar una cifra histórica de 10,6%, pero el año avanza entre nubarrones de inflación y desaceleración

Editorial

El Dane revisó el crecimiento económico de 2020 (-7% en lugar de -6,8%) y de 2019 (3,2% y no 3,3%), además reveló que a diciembre, cuarto trimestre del año pasado, el dato fue de 13,2%, todo como preámbulo para soltar la cifra del repunte del PIB durante 2021 de 10,6%, el más alto de la historia y uno de los mejores números entre países de la región. El presidente, Iván Duque, ya había dejado entrever durante su periplo diplomático por Europa las buenas noticias, cuando ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), anunció 10,2% gracias a la dinámica del comercio, el transporte, los alojamientos, además del buen ritmo de las industrias manufactureras y administración pública, que representaron 6,9% del crecimiento anual durante el cuarto trimestre.

Hay que aplaudir de pie la labor de los empresarios, de los consumidores y, por supuesto, del Gobierno Nacional, por brindarle a la dinámica económica el ambiente necesario para poder crecer, o mejor, poder recuperarse de la también histórica caída de 7% ocurrida durante el año de la pandemia. Las cuentas son simples: rebotar de -7% hasta 10,6% demuestra que el crecimiento cuantitativo es casi de 18%, pero en términos reales las cuentas son otras: 10,6% menos 7% negativo resulta 3,6%, cifra también superior a la revisada de 2019 de 3,2%, y mucho más consistente en la tradición económica. Por donde se mire, el PIB de 2021 es histórico en términos de resiliencia económica y de buena administración, además del contexto de país, que bien demuestra la capacidad de la economía colombiana de sobreponerse de las tragedias y adversidades. Ese crecimiento real, típico de 3,6%, es la cifra que explica por qué la tasa de desempleo no se mueve de la misma manera y queda como asignatura pendiente para reducirla hasta las cifras de prepandemia.

El Gobierno hizo lo necesario para no dejar caer el país en una recesión crónica, un alto desempleo y ha podido garantizar una recuperación expedita, como pocos países lo hicieron, pero la situación empieza a estabilizarse y con ella llegan nubarrones importados, como es el rebrote inflacionario que recorre el mundo. Es muy probable que la variación de precios al terminar el primer trimestre esté muy cerca de 8%, una cifra alarmante que devuelve al país económico a una situación ya evolucionada desde comienzos del siglo XXI.

Esa alta inflación, vista como una externalidad y transitoria, es una flagrante equivocación de diagnóstico de la Junta Directiva del Banco de la República, además de ser una errada justificación de motivos para subir la tasa de interés 100 puntos básicos, tal como lo viene haciendo, hasta llevar su tipo de interés a 4%, como única herramienta de contrarrestar el fenómeno inflacionario. Inflación desatada (7,3%), tasas altas (4%) y desempleo resistente a la baja (13,7%) se convierten en serios problemas que deberán enfrentar los gobiernos entrante y saliente a partir del segundo semestre del año, cuando las cosas políticas estén decantadas. Al oído de la Junta y del Ministerio de Hacienda debe llegar el consejo de que no dejen frenar la economía con sus decisiones, que es elocuente que el consumo -gracias a las tasas bajas de final del año pasado- hizo rebotar la economía, pero que estas condiciones cambiaron en enero y ahora se siente la desaceleración.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 21/06/2024 Otro aire para las industrias creativas

Sin planearlo, Medellín apareció en la órbita musical, la culinaria marca el mapa en todas las ciudades y el fútbol es una industria pujante que entretiene y mueve la economía

Editorial 20/06/2024 Los días sin IVA en medio del bajo recaudo

A un paso de convertirse en ley están los días sin IVA, en los que los comerciantes venden más de $10 billones, al tiempo que el Gobierno les cede unos $1,5 billones en necesarios impuestos

Editorial 19/06/2024 Una reforma laboral sin tocar la informalidad

Vuelve y juega una reforma laboral que avanza sin tocar la informalidad, no hay incentivos para que trabajadores y empresarios disminuyan la precariedad