.
ANALISTAS Para aprovechar el acuerdo, hay que hacer producción industrial
miércoles, 31 de julio de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

El TLC entre Colombia y la Unión Europea puede generar nuevas oportunidades para las empresas colombianas. Sin embargo, no es en los sectores que tradicionalmente se piensa en dónde se pueden obtener los mayores réditos. No se generará riqueza ni crecimiento si pensamos que en la exportación de frutas, vegetales, leche, papa y arroz se puede basar la estrategia. Los empresarios que quieran aprovechar el tratado deben insertarse en cadenas globales de producción industrial y en sectores que quizás jamás habían pensado, tales como aeronáutica, industria de trenes o calzado deportivo.
 
Para cumplir lo anterior, lo primero que deben hacer los empresarios es aprender a importar. A comprar inteligentemente del exterior aquellos insumos y materias primas de mayor calidad para la producción industrial. Igualmente, la adquisición de maquinaria productiva de vanguardia.
 
Sin embargo, la realidad es que empezar a competir en el corto plazo con productos que las empresas de la Unión Europea ya tienen posicionados no es algo sencillo, ni tampoco recomendable. La estrategia debe basarse en aliarse con dichas empresas como proveedoras de parte de sus cadenas de producción. Quizás competirle a Adidas no es sencillo, pero se puede ser el proveedor de las suelas de los guayos en el corto plazo para en el futuro ser quienes innoven en la propuesta de diseño. Esto puede lograrse atrayendo inversión extranjera de empresas industriales europeas para que parte de su proceso productivo sea elaborado por empresas colombianas.
 
Como prueba de ello se puede analizar lo sucedido en México desde la entrada en vigencia del TLC que tiene con la Unión Europea. Dicho acuerdo está activo desde el año 2000 y entre dicho momento y el 2012 las tasas de crecimiento de las importaciones, las exportaciones y la inversión extranjera directa bilateral con la UE han crecido de manera importante. Dicho aumentó se ha presentado con relevancia en sectores industriales en los que México no tenía mayor experiencia.
 
Según el Centro de Comercio Internacional (ITC) de la OMC y la Unctad, las Importaciones de México desde la UE entre 2001 y 2012 crecieron un 145%. De este total algunos de los sectores que más crecieron fueron de la industria y manufactura. Las exportaciones de México a la UE crecieron en total 292% entre 2001 y 2012 según el ITC. Algunos de los productos exportados que presentaron mayor crecimiento porcentual durante este periodo fueron también del sector productivo industrial y de mayor valor agregado. 
 
La IED desde la UE a México entre 2001 y 2012 fue de un total de US$109.983 millones según la Dirección General de Inversión Extranjera de la Secretaría de Economía de México. Esa inversión no sólo fue realizada por los tradicionales países europeos sino también por aquellos que no habían invertido en México. Algunos de estos son República Checa, Rumania, Bulgaria y Polonia. Entre 1999 y 2012, 14,138 empresas de países de la UE invirtieron en México, incluyendo al menos una de países como Letonia y Estonia. Igualmente hubo inversión de 4,416 empresas españolas, 1,940 holandesas, 1620 alemanas 1,448 francesas y 1,368 del Reino Unido. Según la misma entidad, del total de empresas inversionistas, 11,330 pertenecían al sector de industria.
 
Lo anterior evidencia que México aprovechó el TLC para generar IED directiva productiva en la industria manufacturera para insertarse en cadenas de producción internacional y exportar productos con mayor valor agregado.