.
ANALISTAS La innovación del Sena: Sennova
miércoles, 27 de noviembre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Jaime Díaz, de Madrid, Cundinamarca, logró una patente a los 73 años de edad, gracias al apoyo del Sena. Se trata de dispositivos que reducen la emisión de gases en chimeneas y vehículos. En sus propias palabras, sus inventos purifican el veneno que contamina el aire.

En el año 2011, Colombia obtuvo 617 patentes como la de Don Jaime. Sin embargo, el número de patentes por cada 100.000 habitantes, que puede ser interpretado como el coeficiente de invención en un país, está muy por debajo de países líderes como Corea del Sur (94.720), y de países latinoamericanos como México (11.485) y Brasil (3.439).

La innovación no solo ocurre en un laboratorio. En el mundo del trabajo, en la producción tangible de bienes y servicios como el diseño y la fabricación de un vehículo, la creación de una máquina para empacar alimentos, la producción de materiales textiles, la innovación debería ser el pan de cada día. 

En el Sena se han dado importantes pasos. En apoyo a personas naturales se han desarrollado patentes como el de una turbina eólica de captación de agua lluvia, estructura que busca aprovechar la suma de tres fenómenos naturales, el viento, el agua y el sol, para generar energía en sitios donde el cableado o la red no llegan fácilmente; una hortalicera, prototipo en forma de matera que busca mitigar el impacto de hongos dañinos en cultivos de arroz, papa, entre otros; o un motor de impulso electromagnético en Valledupar que reemplaza la gasolina con imanes en motores de motocicletas.

También en alianza con las empresas logramos desarrollar nuevos robots para el almacenamiento de autopartes con General Motors Colmotores, fabricar prótesis innovadoras con la Fundación Cardiovascular o mejorar los sistemas de calidad en la fabricación de tubos de extracción de petróleo con la multinacional Tenaris, Tubos del Caribe.  Como estos, muchos otros proyectos de innovación se han desarrollado con apoyo de la institución más querida por los colombianos.

Para darle un mayor impulso a estas iniciativas, asumimos el reto de la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación a partir de la formación de nuestros técnicos y tecnólogos. Tomamos la decisión de crear Sennova, para impulsar el tema con un fin especifico: innovar para impactar la productividad del país.

En materia de formación, Sennova busca abrir la puerta hacia la igualdad de oportunidades, permitiendo que los jóvenes desde los 14 años puedan entrar en contacto con tecnología de punta y expertos en matemáticas, física, nanotecnología y biotecnología, que profundicen y amplíen las bases fundamentales de una mente innovadora. 

Posteriormente, en la formación como técnicos y tecnólogos, con la metodología Sena: aprender haciendo, permite la investigación y desarrollo tecnológico a través de proyectos. Y finalmente, en nuestros Tecnoparques, se acompaña y asesora para que los inventos puedan pasar de la teoría a la práctica con acceso a laboratorios, instructores expertos y herramientas para la investigación aplicada. 

Así que Sennova le apunta a la formación de capital humano con habilidades y destrezas para incrementar la capacidad de innovar en las empresas colombianas y para hacer que las ideas pertinentes, bien asesoradas, tengan un lugar en el mercado, impulsando la competitividad del país.

Las metas para el año 2014 son tener mínimo 10 solicitudes de patentes, desarrollar más de 50 nuevos proyectos en alianza con el sector empresarial con tecnologías de alto impacto y realizar 20 publicaciones de ciencia aplicada  y tecnología.

La ciencia, la tecnología y la innovación son la ruta para elevar la competitividad de Colombia, y por lo tanto para dar la batalla contra el desempleo. El Sena, es el motor más importante para lograrlo y así, destacar cada vez más inventos como el de Don Jaime Díaz.