.
ANALISTAS La informalidad
viernes, 14 de febrero de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

La informalidad laboral en el país es un drama mayor. En esta categoría están aquellos que reportan no estar afiliados al sistema de salud o aquellos que no cotizan pensión.

Según el Dane, los ocupados son las personas que: trabajaron por lo menos una hora remunerada en la semana de referencia; los que no trabajaron la semana de referencia pero tenían un trabajo; los trabajadores familiares con remuneración que trabajaron en la semana de referencia por lo menos un hora. 

Según el mismo departamento de estadística, los ocupados informales son las personas que durante el periodo referido se encontraban en una de las siguientes situaciones: los empleados particulares y los obreros que laboran en establecimientos, negocios o empresas que ocupan hasta cinco (5) personas en todas sus agencias y sucursales, incluyendo al patrono y/o socio; los trabajadores sin remuneración en empresas o negocios en otros hogares, las empleadas domésticas en empresas de cinco (5) trabajadores o menos; los jornaleros o peones en empresas de cinco (5) trabajadores o menos; los trabajadores por cuenta propia que laboran en establecimientos hasta de cinco personas, exceptuando los independientes profesionales; los patrones o empleados en empresas de cinco trabajadores o menos.

El subempleado objetivo se refiere al simple deseo manifestado por el trabajador de mejorar sus ingresos, el número de horas trabajadas, o tener una labor más propia de sus competencias, pero que además ha hecho alguna gestión para materializar su aspiración y está en disposición de efectuar el cambio.

Teniendo en cuenta las anteriores definiciones, según estadísticas del Dane, durante el trimestre octubre - diciembre del total de ocupados 49% tenía un empleo informal. Para el cuarto trimestre del 2013, del total de ocupados formales, el 10% reportó estar subempleado objetivo. Para los ocupados informales, esta participación fue del 14,5%. En siete de las trece ciudades, se incrementó la proporción de informales que reportaron estar subempleados.

En el periodo de octubre a diciembre del 2013, de los ocupados en las 13 áreas, el 91,3% reportó estar afiliado a seguridad social en salud. En cuanto a pensiones, la participación de los cotizantes fue del 45,5 %. Para el cuarto trimestre, el 53,7% del total de la población ocupada pertenecía al régimen contributivo especial como aportante y 14% como beneficiario. A su vez, el 23,1% de los ocupados pertenecía al régimen subsidiado. 

El empleo informal consiste en unidades de producción pequeñas que se dedican a la generación y distribución de bienes, con el fin primordial de generar ingresos a quienes hacen parte de ellas. Estos trabajadores no están cubiertos por seguridad social, ni están bajo las leyes del salario mínimo y se enfrentan a condiciones de salud e higiene inferiores a los de los trabajadores formales.

En Colombia, la informalidad es evidencia del gran problema de desplazamiento, campesinos que llegan a las ciudades y se ven obligados a dedicarse al rebusque. El otro problema es que el sector productivo ha tenido un crecimiento lento en los últimos años, o ha decrecido.

Es clara la relación entre desindustrialización del país, la informalidad y el desempleo. Este es el caso de sectores de la economía como el manufacturero que cayó 4,9%, agricultura, ganadería, silvicultura y pesca con 3.1 %  y el sector automotriz.