domingo, 4 de junio de 2017
La República Más

David Jáuregui Sarmiento - djauregui@larepublica.com.co

“Notamos que en las redes sociales, en el mundo digital en el que la gente expresa sus intereses y su forma de vida, la tendencia a publicar fotografías de sí mismos acompañados de propiedades costosas estaba haciéndose a un lado y, por el contrario, la gente ahora muestra su lado más aventurero, y las publicaciones dan cuenta de las experiencias que viven, como viajes, cenas lujosas, entre otros. Por supuesto, se trata de planes que antes no eran convencionales y por eso pensamos en buscar la forma de ofrecer estas experiencias, de organizarlas para que la gente pueda tener acceso a ellas”, explicó Otero.

Experiencias como ser piloto de carreras por un día, pilotar una aeronave, volar en un globo aerostático o manejar un velero acompañados de una botella de vino hacen parte de esta nueva tendencia que, además, puede llegar a tener el mismo costo de una escapada de lujo de fin de semana cualquiera.

La adrenalina, la sensación de que la vida es efímera y hay que aprovecharla, además para mostrárselo a los demás, es la principal motivación para gastar más de $3 millones en un solo día, en un derroche de excentricidad que pocas veces se repite.

“Elevarse a 700 metros y retar el miedo a las alturas, el vértigo para disfrutar de un paisaje inigualable es algo que está en crecimiento. Al mes, en promedio, en Globos Colombia, hacemos 22 despegues”, contó Amancio Sánchez, piloto de globo aerostático autorizado por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa) en transporte aéreo comercial y licencia colombiana PGL.

Sánchez agregó: “además, a la gente le gusta mucho la buena atención y por eso también pagan. Por ejemplo nosotros ofrecemos el desayuno con café del Quindío y pandebono caliente, hacemos charla de seguridad, porque la experiencia comienza a las 6:00 a.m., también tenemos atención para parejas, con botella de champaña y otros valores agregados a la experiencia”. Vale la pena destacar que las experiencias no se limitan a la máxima adrenalina, sino también hay todo tipo de posibilidades que incluyen, por ejemplo, “cenas clandestinas”, que consisten en pagar por una cena con un chef reconocido, sin saber cuál, que atenderá en su casa, cocinará para los clientes y de paso enseñará a los comensales algunos trucos para llevar una vida gourmet y saludable.

Maneje un ultraliviano
El vuelo consiste en una elevación de menos de 200 metros sobre la Sabana de Bogotá y con el que se siente verdaderamente lo que es volar, afirman los planeadores de Joylist.
El plan se desarrolla acompañado por el reconocido Capitán Francisco Gómez, instructor de la Escuela Aeroclub de Colombia. Una vez en el aire, el capitán explicará cómo estar al mando de un avión y permitirá tomar el mando por unos momentos.

Piloto por un día
Con este plan los usuarios podrán disfrutar la adrenalina que experimenta un piloto de carreras manejando un carro de automovilismo profesional en el Autódromo de Tocancipá. El plan incluye aprender las bases del manejo deportivo con una inducción teórica a cargo del 10 veces campeón nacional Santiago Mejía; después, el cliente llevará lo aprendido a la pista manejando el Caterham RS300s, un vehículo de competencia de máxima velocidad.

Viaje en Velero
El plan promete sumergir en el hermoso paisaje de la laguna de Tominé a sus clientes, a solo unos minutos de Bogotá.
El plan grupal, para cinco personas, ofrece todo el velero a su disposición con la atención del capitán, e inclusive podrán aprender los puntos básicos para navegar un velero cómo este. Además, el paseo incluye botella de vino y tabla de quesos, para concluir la experiencia con toque gourmet.

Aviador por 24 horas
El plan consiste en tener una experiencia única volando un Cessna 172 por cuenta propia alrededor de la Sabana de Bogotá. El tiempo en el aire los usuarios estarán bajo la supervisión y ayuda de uno de los más experimentados pilotos en Colombia. De la misma forma, el plan incluye tiempo de aprendizaje teórico, preparación en simulador y certificado de experiencia. El vuelo tiene un largo de 60 minutos y las clases teóricas de 3 horas.

Paseo en globo aerostático
El plan en vuelo aerostático se puede hacer en grupos o sólo para parejas. Empieza a las 6:00 a.m. con café de la región cafetera y pandebono tradicional, mientras el globo se infla. El paseo es de escasos 6 kilómetros a una elevación de 700 metros sobre el piso, y para el final se hace un sobre vuelo bajo sobre la vegetación para tener una experiencia de película. Al terminar el trayecto un vehículo recoge y devuelve al punto inicial.

Las opiniones 

Nicolás Otero
Fundador Joylist
“Hoy en día la tendencia está inclinada hacia las experiencias, más que a los objetos materiales, por eso la gente invierte en planes”.

Amancio Sánchez
Piloto de Globos Colombia
“Pocas personas han probado un vuelo en globo, y es una experiencia liberadora porque se está a merced del viento, y a la vez es seguro”.