Desde hace unos tres años, los viveristas locales están viendo un boom en la venta de orquídeas, bonsáis y hasta suculentas para regalar en fechas especiales

Laurasofía Polanco Hincapié - lpolanco@larepublica.com.co

¿Ha notado que los kioscos donde se venden orquídeas son de los más llenos en los centros comerciales? No es un hecho aislado, pues este tipo de locales, que comercializan plantas ornamentales, como también lo son los viveros, pasan por un boom en ventas. La facturación de este tipo de matas, como los bonsáis, los cactus, las orquídeas o las suculentas, crecieron 20% durante el año pasado. Esta alza en los ingresos de un sector que generó $150.000 millones en 2018 se debe, en gran medida, a la tendencia de regalar plantas.

Las ocasiones para obsequiarlas varían desde estrenar casa o cumplir un logro, hasta celebrar el Día de la Madre. Incluso, contrario a la creencia de que las mujeres son quienes reciben estos detalles, se regalan bonsáis principalmente para los padres en su día, según señaló Patricia Salinas, dueña del vivero El Nativo.

El boom de regalar matas también se explica por el interés de un nuevo público objetivo: los jóvenes. Las nuevas generaciones tienen un mayor gusto por las plantas en comparación con sus antecesores. “Las ven como si fueran una mascota, por eso evidenciamos más compras de estos clientes que antes, especialmente se inclinan por matas que sean fáciles de cuidar”, agregó María del Carmen Amórtegui, una de las asociadas a Colviveros (Asociación de Viveristas y Productores de Ornamentales).

Otro factor que ha aumentado el interés de esta población ha sido el ambiental, pues los consumidores más jóvenes prefieren comprar plantas vivas a las artificiales o las flores cortadas, para cumplir con su modelo de vida sostenible.

Esto también podría estar relacionado a una cuestión de salud. Según Amórtegui, muchas personas buscan tener matas pequeñas que puedan consumir, cuidadas por ellos mismos, que garanticen que no tienen químicos. De ahí que no sea extraño, por ejemplo, ver eucalipto, romero, menta o limoncillo en apartamentos u oficinas.

De acuerdo con las expertas, las plantas también proporcionan una facilidad a la hora de buscar un obsequio, pues pueden darse a hombres y mujeres por igual. Además, las hay de todos los precios, por lo que pueden servir para cualquier presupuesto. Según Salinas, el costo promedio de una mata para obsequiar, como las afamadas suculentas, es de $12.000. Incluso, si se adquiere una matera con un diseño especial, sigue siendo un regalo muy accesible. En promedio una de estas plantas en una maceta de este tipo puede costar en promedio $41.000. Los precios pueden ir hasta $150.000 cuando se adquieren orquídeas.

LOS CONTRASTES

  • María del Carmen AmórteguiViverista asociada a Colviveros

    “Las temporadas en las que más vendemos plantas ornamentales son en víspera de días como el de la Mujer, Semana Santa, Día de la Madre y en las celebraciones de Amor y Amistad”.

Un último factor que explica el boom de las plantas como regalo es que se han convertido en un elemento de decoración fundamental para cualquier espacio, pasando de estar exclusivamente en los patios a adornar salas, cocinas y hasta baños. Esto ha venido acompañado de los diseño innovadores de las materas, pues el recipiente clásico de barro para exteriores se ha transformado a macetas en porcelana y materiales modernos, que son incluso amigables con el medio ambiente.