Tomar coñac es un lujo y la edición Henri IV Dudognon Heritage así lo demuestra. La botella está valorada en US$2 millones

Johana Lorduy - jmunoz@larepublica.com.co

¿Cuánto estaría dispuesto a pagar por una bebida alcohólica? ¿Quizás un cuarto de millón de dólares? Lo cierto es que en el mundo de los licores el precio es lo de menos cuando se busca disfrutar de licores premium que no solo guarden los mejores estándares de calidad, sino también de una presentación glamurosa. Hoy en Lujo de Detalle, le presentamos las cinco botellas de licor más costosas del mundo.

The Macallan 64 años en Lalique. Es considerado uno de los whiskies más caros del mundo. Su botella que es toda una obra de arte, que combina el cristal y la joyería, fue subastada en 2010 y un comprador pagó US$460.000.

Diva Vodka premium. Según los expertos, tres cosas hacen de esta botella un lujo: la primera su sabor inigualable, la segunda los cristales y piedras preciosas reunidos en el centro del envase y la tercera su precio pues cuesta US$1 millón de dólares.

Tomar coñac es un lujo y la edición Henri IV Dudognon Heritage lo demuestra la botella está valorada en US$2 millones. Cabe mencionar que está recubierta de oro de 24 quilates y diamantes.

Pero si lo que quiere es tequila, la botella más cara de este licor está valorada en US$3,5 millones. Esta lujosa botella de Tequila Ley 925, llamada La Ley Diamante, no solo cuenta con un licor premium, sino que es única en su tipo porque cuenta con más 4,000 diamantes blancos incrustados y está hecha en platino.

Cuando se trata del rey del vodka nos topamos con el Billionaire Vodka. El extravagante diseñador Leon Verres sorprende con una botella de 5 litros del más puro y suave licor. Esta botella, cubierta con aproximadamente 3.000 diamantes y cristales swarovski, cuesta US$3,7 millones de dólares.