.
ENTRETENIMIENTO

Transmisión musical tiene problema de fraude de US$ 2.000 millones que va más allá de la IA

viernes, 12 de mayo de 2023

Las versiones copiadas de Hey Kids, levemente modificadas pero en gran medida indistinguibles de la realidad, proliferaron repentinamente en el panorama de la transmisión

Bloomberg

Mirando la pantalla de su computadora, Kristoffer Rom no podía creer los números que llegaban de Spotify.
Un año y medio antes, en 2018, su sello de música independiente, Tambourhinoceros, había lanzado una lánguida canción de synth-pop, titulada Hey Kids , de Molina, un cantante danés-chileno.

La recepción inicial fue modesta. Pero luego, meses después, comenzó a despegar en TikTok y YouTube cuando los creadores adoptaron la canción como una banda sonora pegadiza y estimulante para todo tipo de animaciones y videos emotivos.

A partir de ahí, el impulso se extendió a Spotify, Apple Music y otros servicios de transmisión. Para marzo de 2022, la canción generaba más de 100.000 transmisiones por día. “Fue increíble ver toda esa tracción”, dijo Rom.

Pero la emoción inicial de su equipo pronto se vio atenuada por una realización inquietante. La creciente popularidad de Hey Kids no solo llamó la atención de los artistas de TikTok y YouTube, sino también de otro pilar más pernicioso, aunque menos reconocido, del ecosistema de medios moderno: los estafadores de música en streaming .

Aprovechando las restricciones flexibles en una era de distribución de música automatizada, estos estafadores han aprendido a obtener dinero de las principales plataformas de música, ya sea haciendo circular versiones imitadas de canciones populares mínimamente modificadas y recaudando los pagos por transmisión resultantes u obteniendo los oyentes consuman inadvertidamente su propia música o anuncios al etiquetar incorrectamente el contenido subido.

Para gran consternación de Rom, las versiones copiadas de Hey Kids, levemente modificadas pero en gran medida indistinguibles de la realidad, proliferaron repentinamente en el panorama de la transmisión de música, desviando a los oyentes de Molina y embolsándose injustamente las regalías de transmisión resultantes. Peor aún, nadie en los principales servicios parecía estar haciendo algo efectivo para detener la propagación de las imitaciones.

“Tienes la alegría exultante de la gente que hace cosas creativas y grandiosas con la música que has sacado, por un lado”, dijo Rom. “Y la frustración total y la ira de ver a las personas tratando de explotarlo”.

Actualmente, gran parte de la industria de la música está preocupada por la nueva amenaza, o tal vez la oportunidad, que surge de Silicon Valley. Dado que las canciones de origen misterioso generadas por IA ya se están volviendo virales en las plataformas de transmisión, los ejecutivos de la industria, en particular el director ejecutivo de Spotify Technology SA, Daniel Ek, se apresuraron a prometer una mayor vigilancia en nombre de las discográficas, los artistas y los titulares de los derechos de autor.

Pero mientras las plataformas están evaluando con cautela la nueva y brillante fuerza disruptiva, las discográficas y los gerentes dicen que el fraude de una naturaleza más prosaica ya es rampante.

Beatdapp, una empresa que trabaja con servicios para detectar y eliminar el fraude, estima que al menos el 10% de la actividad de transmisión es fraudulenta . Aplicado a una amplia escala de la música digital, lo que al principio puede parecer un engaño de poca monta, se convierte en un robo considerable. Beatdapp dijo que el subterfugio de transmisión podría ascender a aproximadamente US$2.000 millones en ingresos mal asignados cada año.

Las personas de la industria de la música que hablaron con Bloomberg dicen que la mayoría de los problemas a los que se enfrentan tienden a surgir en las plataformas de streaming más grandes del mundo , Spotify y Apple Music. Por el contrario, dicen, YouTube Music de Alphabet Inc. ha sido mucho más limpio.

Eso se debe en parte a que YouTube ha mantenido durante años un poderoso sistema de identificación de contenido que a menudo identifica el contenido infractor y luego permite a los titulares de derechos eliminar el contenido fraudulento por completo o monetizarlo ellos mismos. (Las versiones no autorizadas de Hey Kids en YouTube, por ejemplo, ahora desvían los ingresos publicitarios resultantes al equipo de Molina en Tambourhinoceros).

Un portavoz de Spotify dijo por correo electrónico que "la manipulación de la transmisión y la tergiversación del contenido son problemas de toda la industria", que "se toma en serio" y están "en contra de nuestras políticas".

“Tenemos medidas de mitigación sólidas y activas que identifican a los malos actores, limitan su impacto y los penalizan en consecuencia, incluida la retención de regalías”, escribió el portavoz. “Estamos continuamente evolucionando nuestros esfuerzos para limitar el impacto de tales personas en nuestro servicio”.

Apple Music no respondió a una solicitud de comentarios.

Ben Gaffin, gerente de artistas y fundador de Sound Advice, una empresa de servicios de música que representa a productores, artistas y compañías de medios, dijo que a menudo se encuentra con un tipo particular de estafa de transmisión. Alguien hará una pista y la distribuirá a través de los servicios de transmisión mientras la etiqueta intencionalmente con el nombre de otro artista más exitoso. Luego, gracias a los metadatos falaces, los algoritmos de la plataforma comenzarán a entregar automáticamente la pista mal etiquetada a las legiones de fanáticos del músico real y la incorporarán a las listas de reproducción populares, generando una oleada de transmisiones injustificadas.

A veces, artistas menos conocidos usarán este truco para intentar llamar la atención de un acto popular. Otras veces, la pista engañosamente etiquetada ni siquiera es una canción, sino más bien un orador que insta a los oyentes a comprar algo en un sitio web en particular. Básicamente, un anuncio falso.

Durante una entrevista reciente con Bloomberg, Gaffin comenzó a buscar un ejemplo y rápidamente encontró una de esas pistas "con" su artista Clams Casino. Cuando Gaffin lo encontró, la pista mal etiquetada ya había acumulado más de 55,000 reproducciones en Spotify.

Gaffin dijo que, por lo general, solo se entera de las falsificaciones cuando recibe una notificación de Spotify For Artists que lo alerta de que la nueva música está lista para su lanzamiento cuando, de hecho, no se planea ningún trabajo nuevo, o cuando los fanáticos comienzan a publicar enojados sobre una nueva pista que disgusto.

“Es una vulnerabilidad en el sistema que está siendo explotada”, dijo Gaffin.

Talya Elitzer, cofundadora del sello Godmode Music, ve la misma táctica apuntando a sus artistas un par de veces al mes. A menudo, dijo, las plataformas de transmisión tardan hasta una semana en procesar sus solicitudes de eliminación.

“Parece una solución bastante fácil que cada artista debería tener un código o algo de seguridad”, dijo Elitzer. “Para cuando lo ves, es demasiado tarde”.

Parte del desafío es que en la era del streaming, más o menos cualquier persona puede subir pistas a las principales plataformas de streaming con poco escrutinio o supervisión. Hay muchos servicios, como DistroKid, CD Baby y TuneCore, que permiten a los usuarios distribuir sus canciones a las grandes plataformas utilizando software de bricolaje. El proceso de distribución de música nueva a los minoristas, que no hace mucho tiempo era un proceso práctico que requería mucha mano de obra, se ha automatizado en gran medida.

“Hace mucho, mucho, mucho tiempo atrás, teníamos un equipo de personas que escuchaban todos los CD que entraban por la puerta”, dijo Christine Barnum, directora de ingresos de CD Baby. "Operando a esta escala, eso no es factible".

A medida que la cantidad de contenido de aficionados que se sube a los servicios de transmisión se ha disparado, empresas como Spotify, que originalmente se establecieron como puntos de venta para músicos profesionales, comenzaron a parecerse más a plataformas de contenido generado por el usuario. Spotify dijo que existen más de 100 millones de canciones en su servicio y, a partir de febrero de 2021, se cargaban 60,000 pistas por día. Apple Music y Amazon Music también dijeron recientemente que ofrecen a los oyentes un catálogo de 100 millones de canciones.

Vickie Nauman, fundadora y directora ejecutiva de CrossBorderWorks, una consultora de música y tecnología, dijo que la creciente escala en la que operan los servicios de transmisión está facilitando el paso de las pistas etiquetadas de manera deshonesta.

“Ciertamente en el mundo antes de que tuviéramos 100,000 canciones cargadas por día, era más fácil de monitorear”, dijo.

En su mayor parte, la tarea de acabar con los estafadores recae en los titulares de los derechos, quienes deben enviar manualmente solicitudes de eliminación de cada pista problemática que identifican, un proceso que puede ser particularmente oneroso para las discográficas pequeñas e independientes.

Hasta el día de hoy, los ejecutivos de Tambourhinoceros continúan encontrando nuevas cargas que copian Hey Kids . En algunos, los estafadores han cambiado el nombre de la canción, atrayendo a oyentes desprevenidos con variaciones de hashtags utilizados en TikTok. Otros cuentan con versiones ligeramente aceleradas o ralentizadas, aparentemente modificadas para evitar el software de detección de fraudes y aún suenan casi idénticas al trabajo original.

La carga falsa más popular que descubrieron había acumulado más de 700 000 reproducciones, lo que posiblemente representó más de $2000 en ingresos perdidos.

“Eso es mucho dinero para cualquiera, pero especialmente para nosotros, un sello independiente de Dinamarca”, dijo Rom. “Realmente necesitamos obtener el dinero de lo que realmente hacemos”.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE OCIO

Industria 22/05/2024 Venus Williams y Alexa Moreno, entre las deportistas que tendrán su propia Barbie

Venus Williams, exnúmero uno del mundo, dijo que con la muñeca esperaba motivar a las niñas a practicar deporte

Deportes 22/05/2024 Atalanta gana la Uefa Europa League y le quita el invicto de 51 partidos al Leverkusen

Con un triplete del delantero Ademola Lookman, el equipo italiano logró su primer título internacional en 116 años de historia

Espectáculo 22/05/2024 Carlos Vives recibirá el reconocimiento 'Persona del Año' por la academia del Grammy

Carlos Vives ha vendido más de 20 millones de álbumes y ha llevado a cabo proyectos para el desarrollo sostenible y patrocinio a jóvenes talentos