En medio de la cuarentena la producción literaria ha caído significativamente por el cierre de librerías y los bajos niveles de ventas online

Margarita Coneo Rincón - mconeo@larepublica.com.co

La Librería Nacional, con casi 80 años de operación, tiene cuentas financieras sólidas para hacer frente a la crisis, esto le brinda un colchón en medio de un panorama en el que la producción literaria cayó 70% y el consumo de libros no está en la lista de primeras necesidades de los colombianos, según explicó Felipe Ossa, gerente general de la librería, en entrevista con LR.

¿Qué tan afectada se ha visto la publicación literaria?

Mucho, porque al pararse la economía y cerrar las librerías, el aparato productor, que son las editoriales, tuvieron que disminuir el número de novedades que sacan porque no tienen dónde vender. Entre abril y mayo, inclusive en junio, las editoriales redujeron la sacada de novedades entre 70% y 80%, porque no pueden arriesgarse a sacar más libros cuando no tienen sus puntos de ventas abiertos.

Las librerías se abrieron hace relativamente poco, pero igual las ventas son muy precarias porque solo están abiertos algunos sectores de la economía y eso nos afecta mucho.

LOS CONTRASTES

  • Piedad Bonnett Escritora y poeta colombiana

    “Hay mucha gente que hoy está escribiendo, pero no podremos publicar este año porque todo está atrasado. Sin embargo, el otro año vamos a ver muchas publicaciones”.

¿Cómo han sido sus ventas?

Lo que la gente más está comprando son libros de liderazgo, motivación, tenacidad y esto es porque quieren encontrar un consuelo, ayuda o apoyo en el libro. Pero las ventas cayeron inicialmente en 100% en tiendas físicas y ahora estamos en un 70% porque en mayo tuvimos un leve aumento.

¿Los canales digitales qué tanto representan en ventas?

Afortunadamente nosotros desde hace años tenemos nuestra página web por la que trabajamos y promovemos, sin embargo, la venta digital aunque es importante no puede reemplazar a la venta física en forma total. Esto mismo se refleja en otros sectores como los restaurantes. Aunque nosotros estamos vendiendo por internet, no hay forma de que esto compense el impacto del cierre total de la economía y la gente guardada, porque ese es otro gran limitante.

¿Cuándo se podría retomar el ritmo?

Este año no va a pasar, ni siquiera el año entrante en la primera mitad del año, por una razón: hay un factor que es el deterioro de la capacidad de consumo de las personas. Hay una enorme cantidad de gente que se ha quedado sin trabajo, han quebrado cientos de empresas, por lo que naturalmente la capacidad económica de la gente disminuye y no van a salir desesperados a comprar y menos libros que no son un artículo de absoluta necesidad. Entonces las ventas, la salida de novedades, la producción de libros va a ser muy cauta y muy precaria porque las editoriales y distribuidores no se pueden arriesgar a llenarse de libros que no van a vender. Esto no se va a recuperar sino por ahí a mediados del año entrante porque el libro para mucha gente no es un artículo de primera necesidad y para quienes sí lo es se les impone la prioridad económica.

¿Cómo ve las medidas del aislamiento?

Pues no creo que esa sea la solución. Fue una medida preventiva, pero no la medicina. Tenemos que permanecer e ir tomando todas las precauciones, pero si seguimos esperando a que avance el virus y llegue la vacuna el derrumbe de la economía va a ser absoluto porque la economía no se puede cerrar totalmente por un virus. Hay que adaptarse a la situación, pero hay que abrir.

¿Cómo están las finanzas de la librería?

Afortunadamente nosotros somos una empresa con mucha solidez y resistencia porque no tenemos deudas de ninguna clase, no tenemos hipotecas, préstamos bancarios ni nada por el estilo y 90% de nuestros locales son de nuestra propiedad. Somos además el principal cliente de las grandes editoriales y cumpliremos el próximo año 80 años en función en los que hemos superado todas las crisis nacionales.

¿Han hecho despidos?

No, hasta el momento no hemos hecho ni uno solo.

¿Tienen un protocolo?

Tenemos todo y lo estamos cumpliendo de manera muy rigurosa con las especificaciones de todas las alcaldías en cuanto a la protección de nuestro equipo y de los clientes.