.
OCIO

La muerte le cae bien al bolsillo de las estrellas

sábado, 8 de junio de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Mario Chaves Restrepo

“No hay muerto malo”, dice el dicho. Eso parece ser especialmente cierto en la música, negocio en el cual, después de muertos es cuando los artistas obtienen sus mayores ganancias. Sólo basta ver un caso como el de Michael Jackson. El rey del pop, que había vendido más de 700 millones de discos mientras estuvo con vida, tuvo dificultades económicas al final de sus días. Tanto así, que en 2007 se informó que la gran mansión de Jackson, Neverland, iba a ser embargada, a menos que pagara US$24 millones.

Los problemas de Jackson se intensificaron al punto que tuvo que transferir la propiedad del inmueble a la empresa Sycamore Valley Ranch. Esos US$24 millones, por los que casi pierde su casa solo representaron el 4% de la fortuna que el artista produjo en el año y medio que siguieron a su muerte.

Según la revista Forbes, en 2010 el recuerdo de Jackson produjo ganancias de US$275 millones. Además, el documental ‘This Is It’, que iba a ser lanzado paralelo a la gira que preparaba el artista, arrasó en las taquillas de los cinemas y produjo US$260 millones a finales de 2009. En total, el cantante de ‘Beat it’ y ‘Thriller’ facturó US$535 en el año y medio que siguió a su deceso.

El caso del rey del pop es lucrativo, pero ¿qué decir del rey de rock and roll, Elvis Presley, que vendió más discos muerto que vivo? Al día de hoy, se estima que el gran Elvis ha vendido más de 1.000  millones de copias de sus trabajos discográficos, y sigue vendiendo. Ese es el mismo caso de The Beatles. Cuando sus discos fueron puestos en internet en 2010, la banda británica más famosa de todos los tiempos vendió 2 millones de canciones sueltas, y 450.000 álbumes completos en tan solo una semana. Todo eso,  a 30 años de la muerte de uno de sus miembros, John Lennon.

Otra de las bandas británicas que tuvo un gran éxito que se acentuó tras la muerte de uno de sus miembros fue Queen. El 25 de noviembre de 1991, Fredy Mercury murió a causa del Sida. Tan solo un mes después, Queen ya tenía diez discos entre los 100 mejores de Gran Bretaña.

Más recientemente, sigue habiendo ejemplos que demuestran que la muerte es buen negocio en la música. Amy Winehouse murió el 23 de julio de 2011. Con su partida, su segundo disco, ‘Back to Black’, repitió el éxito que obtuvo cuando se publicó. El 26 de julio de 2011, Billboard informó que el álbum había vuelto a entrar en la lista Billboard 200, por vender 37.000 copias en aproximadamente 36 horas desde que murió la cantante. Además, la muerte de Winehouse catapultó a esa producción hasta llevarla a ser la más vendido del siglo XXI en el Reino Unido, con 3,25 millones de copias.

Aún más reciente es el ejemplo de Whitney Houston, quien murió en la habitación de un hotel el 11 de febrero de 2012. Su canción ‘I will always love you’ fue la más vendida en Itunes el día después de su muerte, y su álbum de grandes éxitos trepó al segundo lugar. Adicionalmente, 42 de sus canciones se alcanzaron a colar en el top 200 de Itunes. Y por si fuera poco, en escasos meses Houston vendió 50.000 unidades de sus discos, lo que la elevó a uno de los 20 primeros lugares del Billboard 200.

Este es un fenómeno mundial del que no está exento Colombia. Hasta el Joe Arroyo aumentó sus ventas tras su muerte. El  Joe murió en una clínica de Barranquilla el 26 de julio de 2011, y de acuerdo con Entertainment Store, el 10 de agosto de ese año, tres discos del cantante eran los más vendidos en las tiendas de la empresa en el país: ‘30 pegaditas de oro’, ‘El baile del siglo’ y ‘100 éxitos del siglo’.

Para el director de Tiempo de Mercadeo, Carlos Fernando Villa, este fenómeno se debe al estímulo y la curiosidad que se produce en el mercado cuando alguien muere. “Los mercados reaccionan a diferentes estímulos, y la muerte de un artista hace que la gente sienta curiosidad y escuche al cantante que ha muerto”.

Adicionalmente, la directora del programa de estudios musicales de la Universidad Central, Gisela De la Guardia, asegura que “es muy común que aumenten las ventas y el valor de los artistas una vez que han fallecido porque el público ya no tiene la oportunidad de disfrutar de la presencia física del artista y de su música en vivo. Cesa la producción artística del músico y se revaloriza su creación a través de grabaciones”.

Es una pena cuando un artista muere, cuando un ídolo de los escenarios deja de brillar, pero no cabe duda, la muerte le cae bien al bolsillo de los artistas.

También se valoriza la calidad de la obra

De acuerdo con Alejandro Collazos, profesor de la Universidad de los Andes, la valoración musical de los artistas también sube, “cuando un artista muere, siempre se vuelve a revisar la carrera y dentro de esa nostalgia, siempre tiende a favorecer la influencia del cantante”. Adicionalmente, el analista de marcas Ricardo Gaitán señala que con la muerte de un artista se genera un fenómeno sentimental: “al morir un cantante, el publico, que guarda en sus recuerdos los momentos que vivió con la música del artista, se vuelca a las tiendas a buscar ese recuerdo que trae la música, para vivir esos momentos”.

Michael Jackson
Según datos de la revista Forbes, el año después de su muerte facturó US$275 millones por su música, además de US$260 millones que ingresaron por su documental ‘This is It’.

The Beatles
Cuando los álbumes del grupo inglés se subieron a internet en 2010, en tan solo una semana vendieron 2 millones de canciones.

Queen
En diciembre de 1991, a un mes de la muerte del Fredy Mercury a causa del Sida, la banda tenía ya diez discos entre los 100 mejores del Reino Unido.

Amy Winehouse
Cuando Winehouse murió en 2011, en tan solo 36 horas se vendieron 37.000 copias de su disco ‘Black and White’ en Reino Unido.

Las opiniones

Ricardo Gaitán
Analista de marcas
“Al morir un cantante, el público, que guarda en sus recuerdos los momentos que vivió con la música del artista, se vuelca a las tiendas a buscar ese recuerdo”.
 
Carlos Fernando Villa
Director de Tiempo de Mercadeo
“Los mercados reaccionan a  estímulos, y la muerte de un artista genera un estímulo que hace que la gente se preocupe, sienta curiosidad y escuche al cantante que acaba de morir”.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE OCIO

EE.UU. 16/05/2024 Por qué es tan difícil rastrear las emisiones provenientes de la industria de la moda

Bloomberg Green se propuso identificar las emisiones de 38 empresas de indumentaria con al menos US$1.000 millones de ingresos anuales.

Deportes 17/05/2024 Scottie Scheffler fue arrestado en el PGA Championship por un incidente de tráfico

La policía había detenido el tráfico después de que un autobús atropellara y matara a un peatón alrededor de las 5 a.m.

Industria 20/05/2024 Itac professional, empresa colombiana de tecnología, celebró su aniversario número 20

La firma colombiana Itac celebra dos décadas en el ámbito de la tecnología y la seguridad de la información este marzo