Alicia Keys fue la compradora de una de las casas más lujosas y buscadas de Estados Unidos por estar en los rodajes de Marvel

Diario Expansión - Madrid

Una joya en La Joya, San Diego. Eso es exactamente la mansión ultramoderna en la que habita Alicia Keys con su familia y por la que pagó US$24,3 millones hace unos meses. La anécdota es que esta maravilla de casa sirvió de escenario para el rodaje de Iron Man 3, la película de Marvel protagonizada por Robert Downey Jr.

Diseñada en 2007 por Wallace E.Cunningham, la reputada firma de arquitectura y paisajismo ubicada en San Diego, la casa pertenecía al empresario Donald Burns, fundador de Telco Communications Group, que la adquirió en 2011 por US$12,8 millones y la renovó hasta que decidió ponerla a la venta hace un año.

Así, ‘Razor House’, nombre propio de la mansión, salió al mercado a través de la inmobiliaria Douglas Elliman, por US$27,8 millones, convirtiéndose en la propiedad más cara de la ciudad californiana de San Diego. Finalmente, fue la cantante Alicia Keys junto a su marido, el rapero y productor musical Swizz Beatz, quienes la compraron para disfrutarla con sus hijos Egypt Doud y Genesis Ali, de ocho y cuatro años respectivamente pero, eso sí, pagaron por ella US$20 millones, casi tres menos de los que pedía Burns en un principio.

La vivienda, construida en acero, hormigón, vidrio, mármol travertino y revestimiento de nogal, no es tan futurista como aparenta en la película, en la que Tony Stark -Robert Downey Jr.- se vestía con sus armaduras de Iron Man pero está totalmente domotizada y se puede manejar a través de un iPad. La nueva casa de Keys ocupa una superficie de 3.200 m2 y está casi suspendida sobre un acantilado con vistas al mar y se fusiona con una impresionante piscina infinita. Se distribuye en dos pisos, comunicados por una original escalera con barandilla de cristal.