Estas actividades desarrollan en las personas una serie de habilidades que pueden ayudarle, incluso, a ser más creativos en sus procesos

Margarita Coneo Rincón - mconeo@larepublica.com.co

Un artículo de la Universidad de Harvard escrito por Gaetano DiNardi, director de demanda en Nextiva, explica cómo una investigación demostró que invertir más tiempo en disfrutar de hobbies creativos puede verse reflejado en la salud emocional y física de la persona, además de sus resultados laborales.

“Cuando las personas no tienen tiempo para pasatiempos, las empresas pagan un precio. Los pasatiempos pueden mejorar sustancialmente a los trabajadores”, aseguró DiNardi, que agregó que los científicos demostraron que la actividad creativa se asocia positivamente con experiencias de relajación y otros aspectos relacionados con el rendimiento individual que podría verse significativamente potenciado.

LOS CONTRASTES

  • Leonardo PalaciosProfesor de neurología U. Rosario

    “Un hobby es una actividad que se desarrolla aparte del trabajo con el objetivo de producir bienestar y relajación, lo que influye en la manera de afrontar el trabajo”:

Lo anterior, debido a que estos pasatiempos tienen un único objetivo, producir bienestar y relajación, dos aspectos que influyen en el proceso creativo. El profesor de neurología de la Universidad del Rosario Leonardo Palacios explicó que “algunos de estos hobbies ponen a las personas en condiciones muy agradables dado que promueven la liberación de endorfinas u opioides, endógenos que son sustancias que produce nuestro cerebro cuando estamos en condición de bienestar. Por ejemplo, escuchar música promueve la liberación de dopamina que está directamente relacionada con el bienestar y es conocida como la hormona del amor; de igual forma pasa con otras como la oxitocina que se ha demostrado se libera al cantar en grupo”.

La felicidad y la confianza son otros dos elementos claves que se desarrollan en estos procesos y que además tienen una influencia directa en el estado de animo de la persona, por ende también en su desarrollo. DiNardi explicó que en los casos en los que la persona experimenta frustración puede ocurrir un bloqueo; sin embargo, “después de una hora de tocar la guitarra, tocar las notas perfectamente, me siento bien. Puedo decir que mi cerebro ansiaba ese tipo de satisfacción. Y cuando enfrento ese proyecto de trabajo difícil nuevamente, traigo la confianza conmigo”.

Más allá de que se aumenten las capacidades para ser creativo, estas actividades también tienen un alto impacto en el nivel y capacidad de rendimiento personal, como por ejemplo, en el trabajo. La ciencia ha demostrado que los trabajadores felices son mucho más productivos, así pues, para incentivar estos indices en los últimos años ha surgido el concepto de ‘salario emocional’ enfocado específicamente a mejorar los niveles de bienestar de los empleados para aumentar a su vez sus indicadores de productividad a nivel laboral.