Ayer se cerraron las puertas de Bistronomy, Energía gastronómica y local pues la crisis los volvió insostenibles y los protocolos aún no están

Margarita Coneo Rincón - mconeo@larepublica.com.co

Uno de los grupos de restaurantes más representativos de la alta cocina en Colombia ha tenido que cerrar las puertas de cinco restaurantes de tres de sus marcas, se trata de los Rausch que debido a la situación actual no podrán continuar con sus actividades.

“Nosotros tenemos un montón de restaurantes cerrados y para sacar los domicilios lo hacemos desde Criterión, que es nuestro restaurante propio, pero el resto están cerrados. Con los domicilios estamos en el 10% de las ventas, no llegamos más allá. Yo siempre lo he dicho en medios, que los domicilios no son suficientes para poder salir adelante en estos momentos con los gastos y las nóminas que tenemos que son muy altas; nosotros contamos con más de 200 empleados”, explicó el chef Jorge Rausch.

Las marcas que cierran son Local by Rausch, Bistronomy y Rausch, Energía Gastronómica. Si bien a corto plazo el panorama no es claro ni positivo y el cierre es definitivo, se espera que se puedan retomar las actividades de otras marcas en algún momento, pues la medida es hoy una opción de supervivencia en la que buscan salvar lo que puedan para no perder todo, señalaron. Los gastos totales del grupo recaen en los domicilios que pueda generar Criterión y el chef Rausch afirmó que si antes tenían en total $1.000 millones en ventas al mes, hoy están en $60 millones.

LOS CONTRASTES

  • Henrique Gómez París Presidente de Acodres

    “La reactivación es costosa y hay que tener en cuenta que solo hemos acumulado pérdidas todo este tiempo, por lo que esperamos que la apertura sea permanente”.

La noticia es un reflejo del duro momento por el que están pasando los restauranteros y empresarios del sector que piden al Gobierno la autorización de los diferentes protocolos que han venido desarrollando. Hace dos días chefs y empresarios difundieron un vídeo en redes sociales en el que piden al Gobierno Nacional una mesa de negociación en la que se cuente con Presidencia, pues no se han sentido escuchados en el Gobierno.

Ese mismo día el presidente Iván Duque dio la aprobación del inicio de planes pilotos para la apertura de restaurantes y actividades religiosas en algunos municipios con bajos indices de crecimiento de covid-19 y aquellos en los que no haya presencia del virus, sin embargo, ninguno de los proyectos ha avanzado y se ha puesto en práctica por falta de impulso desde las alcaldías locales.

“El Presidente expidió el Decreto 7878 que le deja la posibilidad a todos los municipios de proponer pilotos de trabajo bajo la autorización del Ministerio del Interior. Esa es una gran noticia dados los parámetros y vamos a empezar muy posiblemente con Medellín y Bucaramanga y avanzaremos con Cali Bogotá y Pereira otros proyectos para gestionar la apertura”, explicó Henrique Gómez, presidente general de Acodres.

Si bien el Mandatario anunció que el Decreto que daría luz verde para empezar con los proyectos estaría listo en brevedad, los restauranteros deben esperar que se publiquen los protocolos autorizados por los diferentes ministerios y luego aprobarlos de manera individual con cada Alcaldía. Cabe recordar que las entidades territoriales como gobernaciones y alcaldías están en la potestad de adaptar los protocolos a sus necesidades específicas según la situación de cada territorio.

Por otra parte, Rausch agregó que otros aspectos como la política nacional de empleo tienen un gran peso en la sostenibilidad de las empresas, porque sacar a una persona de las empresas es muy costoso y afirmó que son normas que no fueron pensadas para estar vigentes en una situación como la actual.

Con el cierre de los restaurantes Rausch se suman más de 100 personas a la cifra de empleos perdidos en el sector, donde ya se supera el millón y cinco nuevos restaurantes a los más de 35.000 que se estimaba cerrarían en junio. “La perdida es incalculable”, explicaron.