Bolivia, Argentina y Chile son algunos de los países para celebrar esta fecha

Natalia Molano Torres - nmolano@larepublica.com.co

Aunque uno de los destinos más reconocidos para ir a vacacionar es Machu Picchu debido a la imponencia de sus laderas y a que es una de las siete maravillas del mundo moderno, hay destinos en Suramérica que también se destacan por sus paisajes y sus celebraciones de Año Nuevo.

Entre ellas, el desierto de Atacama, en Chile; el sureste de Brasil; el salar de Uyuni, en Bolivia; y La Patagonia, en Argentina.

Considerado como el desierto más seco del planeta, la primera parada del desierto de Atacama es el pueblo de San Pedro, el cual es uno de los puntos de partida para excursiones y actividades de aventura en la zona.

El sureste de Brasil también es reconocido por sus fiestas para despedir el año viejo. Además, entre los estados de São Paulo, Río de Janeiro y Minas Gerais, hay una cantidad relevante de ríos y cascadas.

A estos destinos se suma Ushuaia, conocida como una de las ciudades más frías del mundo debido a su ubicación, pues está a pocos kilómetros de la Antártida y representa un cruce entre el Océano Pacífico y Atlántico. Ubicado en Bolivia, el salar de Uyuni también es uno de los lugares que más visitan los turistas para esta época pues es conocido como uno de los espejos naturales más grandes del mundo. En diciembre, el desierto gigante de sal está cubierto de agua y refleja la luz creando ilusiones ópticas.

Si bien es posible llegar en avión a cualquiera de estos países, también hay empresas de alquiler de carros como Enterprise, una de las compañías de que tiene sedes en la mayoría de países del continente.