Se estima que los anuncios en plataformas como Instagram están moviendo entre US$500 y hasta US$500.000 por publicación

Joaquín M. López B.

Para las empresas estadounidenses la pregunta sobre las estrategias de redes sociales es: ¿qué tan influyente es el influenciador al que le estoy pagando?.

Lo anterior por casos recientes en los que se invierten miles de dólares en campañas pese a que el costo-beneficio es bastante bajo. El caso más reciente tiene que ver con una joyería que pagó US$400.000 a cercanos a la familia Jenner por una campaña de pendientes de los cuales no se vendieron más de 50 pares en un lapso de seis meses.

Ahora, un reporte de Wall Street Journal evidenció que la industria publicitaria está moviendo por una publicación en Instagram hasta US$500 por personas con menos de 10.000 seguidores. Entre US$200 y US$4.000 por quienes tienen entre 10.000 y 50.000; el nivel medio son los perfiles con hasta medio millón de seguidores y que cobran entre US$2.000 y US$10.000. Y hay casos de gente con más de un millón de seguidores o más con cobros desde US$10.000 hasta US$500.000.

Lo preocupante es que para algunos expertos, los influenciadores parecen una burbuja que está por estallar. Lo anterior, porque el alcance real de sus publicaciones está perdiendo credibilidad por seguidores falsos, baja calidad de las publicaciones y los resultados reales para las empresas.

Pese a esto, Mediakix, una agencia de marketing de influencers, estima que las compañías gastarán entre US$4.100 millones y US$8.200 millones a nivel mundial en 2019 en estas personas. Eso es más de los US$500 millones que se invirtieron en 2015.