.
INFRAESTRUCTURA ¿Cómo es el nuevo predio de Boca de 60 hectáreas en Ezeiza?
lunes, 3 de abril de 2017
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ripe

Durante la ceremonia, que coincidió con el aniversario 112 de la institución deportiva, el Presidente dio el simbólico puntapié inicial en la cancha principal y tras descubrirse la placa conmemorativa, como obsequio le fue entregado un Masterplan de obra en plata.

El club había decidido que las nuevas instalaciones llevasen el nombre del mandatario, pero a pedido de este se desistió de la iniciativa.

El nuevo predio abarca un total de 60 hectáreas, con 3.000 metros cuadrados cubiertos del edificio central donde están los vestuarios, el área médica, el salón comedor, la cocina, la sala de video y el equipamiento.

(Lea también: “Nacional sí debería tener su estadio propio en un sitio estratégico”)

Ya se encuentran habilitadas dos canchas de fútbol 11 –una de césped natural y la otra artificial- para partidos oficiales con tribunas. También cuenta con otras ocho canchas de fútbol 11 de césped natural y una artificial, para practicar.

Además, hay ocho vestuarios para jugadores y cinco para técnicos, cuerpo médico y árbitros.

En una segunda etapa, el club tiene proyectado construir un edificio con hall de acceso y servicios entre tribunas. En una segunda construcción estarán las oficinas administrativas.

Además, se levantarán vestuarios para entrenamiento, canchas de fútbol 5, un área para el fútbol profesional y un estacionamiento.

En 2013, Boca acordó con la Municipalidad de Ezeiza la cesión de los terrenos y en 2014 empezaron los primeros trabajos de movimiento de tierra. La obra, tras superarse un conflicto de jurisdicción, duró 25 meses.

Macri fue presidente de Boca entre los años 1995 y 2007. En ese lapso, la institución porteña obtuvo 17 títulos en fútbol, 11 de los cuales fueron internacionales.

(Lea también: Millonarios, Santa Fe y Nacional buscan terrenos para sus sedes y estadios)

En cuanto a las obras ejecutadas en ese período, en 1996 se inauguró en el predio de Casa Amarilla, el estadio Luis Conde, para la práctica de básquet y volley, con capacidad para 2.000 personas.

Ese año también se remodeló La Bombonera, donde se convirtió en nuevas plateas el sitio que antiguamente ocupaban los viejos palcos y donde se encontraba la famosa torre, sobre la calle Del Valle Iberlucea.