RIPE:
GESTIÓN

Precios de la canasta básica en Perú todavía serían menores al promedio mundial; Uruguay y Brasil son los países más caros

Gestión - Lima

En el último reporte del Programa de Comparación Internacional (PIC), iniciativa liderada por el Banco Mundial, el Perú se muestra como el quinto país más caro de Sudamérica, por encima de naciones vecinas como Ecuador (6) y Colombia (9).

Asimismo, el costo de vida peruano supera al de Guyana (7), Paraguay (8), Bolivia (10) y Surinam (11), en una comparación de los precios de la canasta básica de bienes y servicios en dólares.

En detalle, Perú reporta un índice de precios de 80.5 sobre una base de 100 como promedio mundial. En tanto, el promedio de los países de Sur y Centroamérica también se encuentra por debajo (85.8) de 100.

Los países más caros en Sudamérica son Uruguay, Brasil, Chile y Argentina, según dicho reporte, que recoge información desde 2016 hasta fines de 2018, y que se realiza cada seis años empleando el indicador de paridad de poder adquisitivo.

Recientemente, la Encuesta Costo de Vida 2020, de Mercer, indicó que Lima se convirtió en la segunda ciudad más cara de Sudamérica, por encima de Sao Paulo (Brasil). Sin embargo, los resultados del Programa de Comparación Internacional demuestran que la realidad de las ciudades contrasta con el promedio de sus países.

El aumento del costo de vida

Marcel Ramírez, economista de la Escuela de Gestión Pública de la UP, explicó que el costo de vida suele elevarse cuando una economía empieza a crecer y los costos de los insumos y materias primas también siguen la misma tendencia, al igual que el costo de la mano de obra.

Sin embargo, también advirtió que un país se vuelve más caro por problemas en el acceso a servicios públicos o menor competitividad, en el ámbito formal.

“Todo lo que implique un mayor costo de vida frente a países parecidos a nosotros nos debe llevar a identificar dónde están esos altos costos y ver si hay espacio para reducirlos”, comentó a Gestión.

Consultado por el impacto de la diferencia en el costo de vida de cada país, Ramírez indicó que dicho contraste lleva inicialmente a que, por ejemplo, un peruano deba soportar un mayor costo cuando viaja a Chile, pero menor si va a Colombia.

Sin embargo, dicho indicador va inclusive más allá del atractivo que pueda generar para el turismo. Y es que, además de competir por visitantes, los países buscan atraer inversiones que pueden ser ahuyentadas por un alto índice de precios.