RIPE:
DIARIO FINANCIERO

Pagó US$312 millones en efectivo y otros US$67 millones en acciones. Queda pendiente la anexión de la división azteca

Diario Financiero - Santiago

Uber reveló cuánto ha pagado, hasta ahora, por el control de la aplicación chilena Cornershop: ni más ni menos que US$379 millones, lo que se divide en US$312 millones en dinero en efectivo y otros US$67 millones en acciones de la gigante tecnológica estadounidense, según reveló la firma al regulador en EE.UU..

El año pasado, Uber le había inyectado US$50 millones a la aplicación (lo que está incluido en los casi US$380 millones pagados), pero fue solo hace un par de meses que la compañía tomó el control de la firma chilena, que tiene presencia en Chile, Perú, Colombia, Brasil, Canadá y Estados Unidos. Quedó fuera del negocio, por ahora, la filial en México, a la espera de la autorización del organismo antimonopolio de ese país.

“Completamos nuestra compra previamente anunciada de una participación mayoritaria en Cornershop Global LLC en todas las jurisdicciones donde recibimos la aprobación regulatoria (…) Aún no la hemos obtenido, pero seguiremos buscando la venia en México”, dijo la empresa en una comunicación a la SEC de Estados Unidos.

Cuando Uber anunció la adquisición de la App, dijo que desembolsaría US$459 millones por el control de Cornershop, por lo que aún quedan pendientes US$80 millones, si es que el regulador antimonopolios mexicano autoriza la operación en ese país.

De concretarse la operación tal y como estaba planteada originalmente, Cornershop será valorada en más de US$675 millones, una cifra inédita para una startup (empresa emergente que se relaciona directamente con el ámbito de la tecnología) formada en Chile.

La firma nació en 2015 con un capital inicial de US$300.000. Sus socios originales -los chilenos Juan Pablo Cuevas, Daniel Undurraga y el sueco Oskar Hjertonsson- lograron levantar US$30 millones en distintas rondas de financiamiento. Dentro de quienes invirtieron en la firma en sus inicios, figuran el empresario fintech Wenceslao Casares, además de Oscar Salazar, cofundador de Uber, y Denisse Troper, CEO de Youtube.

Luego llegó la propuesta de compra de Walmart por US$225 millones, la que no prosperó ante la negativa del ente antimonopolio de México. Pocos meses después, Uber puso sobre la mesa su millonaria oferta, la que multiplicó por varios ceros la valorización de la aplicación.

El horizonte de ganancias de la firma

La gigante de la tecnología estadounidense ha llevado adelante un plan de adquisiciones a nivel global. En julio pasado, Uber celebró un acuerdo definitivo para adquirir en US$2.650 millones a Postmates Inc., una plataforma de entrega a domicilio en Estados Unidos, rival de los dominantes en ese mercado Amazon e Instacart, la firma en la cual los socios de Cornershop se inspiraron.

En julio, Instacart presentó una demanda en contra de la app chilena por un supuesto uso sin autorización de su catálogo. Cornershop aún no responde a la acción judicial que se lleva a cabo en EEUU.

Precisamente, el negocio de entregas a domicilio de Uber es ahora tan grande como lo era el área de los viajes cuando partió la compañía, fundada en 2009 por Travis Kalanick y Garrett Camp, y que contó con una millonaria inyección de recursos del fondo soberano de Arabia Saudita.

Pese al explosivo crecimiento de la empresa, ésta sigue con número rojos. La pérdida neta atribuible a Uber Technologies fue de US$ 1.800 millones en el trimestre que terminó el 30 de junio de 2020, una baja frente al mismo cuarto del año pasado.

La administración de la compañía proyecta obtener ganancias hacia fines de 2021.

Lea el artículo aquí.