Las marcas más grandes del sector han anunciado cierres de algunas de sus plantas y recortes de personal por bajas ventas

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

La expansión del nuevo coronavirus se ha convertido en una piedra en el zapato para la industria automotriz a nivel mundial que ha sido protagonista de noticias como: cierre de plantas para el caso de Nissan; suspensión de pago a los trabajadores de fábricas estadounidenses como lo hizo Nissan y Honda; o despidos masivos que para Renault sumó 15.000 en todo el mundo, entre otros avisos que han perjudicado a miles de personas.

Al analizar cuáles son algunas de las compañías más afectadas del sector a nivel global se destacan Toyota, Volkswagen y Ford debido a que son las marcas líderes del segmento por el número de unidades vendidas. Según datos de Statista, la marca japonesa comercializó 8,6 millones el año pasado y la empresa alemana vendió 6,4 millones de vehículos, el pódium lo cierra la estadounidense Ford con 4,7 millones de autos.

Una muestra del mal momento que pasan las empresas anteriores se evidencia en que, por ejemplo, Toyota informó que “sus ventas en Estados Unidos cayeron 54% en abril, debido, en gran parte, a la popularidad que tiene la marca en las costas este y oeste, territorios que se han visto afectados de manera desproporcionada por las consecuencias del virus”, citó Wall Street Journal (WSJ).

A lo anterior se le suma que Toyota vendió 271.937 vehículos entre enero y marzo en Europa, lo que supone una caída de 2,45%, informó Expansión que también señaló que la fabricación en todas las plantas europeas se suspendió desde mediados de marzo, pero ya se han reiniciado con el paso de los días lo cual es prometedor.

Sin embargo, Kenta Kon, director financiero de Toyota, le dijo a WSJ que “lo peor del impacto económico de la pandemia del nuevo coronavirus había terminado y que las ventas de automóviles podrían recuperarse para fin de año en sus mercados más grandes (...) Podrían recuperarse a los niveles de 2019 para fines de año”.

En el caso de Volkswagen, el diario español detalló en una de sus publicaciones que las ventas mundiales de esta marca cayeron casi 34% en mayo por los efectos de la pandemia del nuevo coronavirus. Según el medio, “en el acumulado del año hasta mayo, la corporación que dirige Herbert Diess vendió 3,08 millones de vehículos de todas sus marcas, 29,7% de caída interanual respecto a los 4,39 millones de unidades de 2019”.

LOS CONTRASTES

  • Marco PastranaGerente División Motorysa

    “Con base en las ventas que se generaron el año pasado, calculamos que llegar a esos niveles puede tardar entre dos a tres años. Aunque esto todavía es incierto”.

  • Ignacio Martínez CortésCoordinador de Lacen-Unam

    “Wuhan es un importante centro de fabricación de autos. GM tiene una de sus plantas en esta ciudad, al igual que Honda, y decenas de fabricantes de autopartes”.

Al analizar el caso de Ford no se puede dejar de lado que según medios internacionales esta empresa había anunciado un Expediente de Regulación de Emple (ERE) antes de la crisis generada por el patógeno debido a la necesidad de bajar la producción en 100 unidades diarias por que se veía registrando un continuo descenso de ventas que empeoró con la pandemia.

Otras de las compañías del sector que también han estado afectadas por la crisis actual son Renault que anunció que recortará alrededor de 15.000 empleos y reducirá su producción en medio de caída de la venta de autos. Nissan por su parte planea cerrar una línea de producción en su planta en Canton, Mississippi, dijo una persona cercana a la compañía a WSJ que también citó la posibilidad de tener despidos.

A la baja demanda se suma que los principales salones del automóvil se cancelaron, como es el caso del de Nueva York, Ginebra, París, entre otros.

A pesar de los obstáculos, el sector ha iniciado su reactivación, la cual ya está empezando a dar frutos. Fiat-Chrysler y Ford, Toyota, Nissan, Honda y BMW han reactivado sus plantas en el centro y norte de México, la industria en Argentina empezó a reiniciarse desde el mes pasado y la producción de Brasil creció en mayo (por debajo del nivel de hace un año).

Ford y Volkswagen anunciaron una alianza para desarrollar varios proyectos en las áreas de electrificación, vehículos comerciales y modelos autónomos. Esto servirá para mitigar el choque pues los carros eléctricos tienen mejor futuro.

Sobre este panorama, Marco Pastrana, gerente División Motorysa, comentó que luego de la pandemia habrá un “consumidor mucho más consciente de la calidad de los carros, de lo amigable con el medio ambiente, del respaldo de la empresa que los vende y de servicios agregados en posventa”.

La expectativa es que en el segundo semestre mejoren las cifras para esta industria.

La importancia que tiene el mercado chino para este sector
Según Dieter Becker, Socio de la práctica Automotriz de Kpmg Internacional, “más de 80% de la cadena de suministro de automóviles del mundo está conectada a China. En enero de 2020, los déficits de producción resultantes de las interrupciones de la cadena de suministro en China afectarán a los fabricantes de automóviles mundiales”. Además, no hay que dejar de lado que Hubei es una de las cuatro principales bases de producción de automóviles en China y cuenta con más de 100 proveedores.

Entrevista completa con Marco Pastrana, gerente División Motorysa

¿Cómo están afrontando la crisis?
Motorysa planteó los posibles escenarios desde el mes de marzo y los llevamos hacia el mes de diciembre, es decir el año completo teniendo en cuenta la pandemia. Afortunadamente esto nos permitió tomar decisiones a tiempo, por lo que en estos momentos estamos preparados para una reactivación lenta del sector que empieza desde este mes de junio. Así hemos logrado poder sobrellevar la crisis, tomando decisiones anticipadas y planteando escenarios para una rápida reacción. Las decisiones están basadas en proteger el empleo de nuestros colaboradores, capacitar en estrictas normas de bioseguridad a empleados y clientes, y en unas aperturas de operaciones de talleres y vitrinas responsablemente, para enviar mensajes a nuestros clientes y empleados de que Motorysa siempre estará presente.

¿Cómo está la producción en este momento?
En posventa hemos visto un buen repunte, ya que afortunadamente la marca Mitsubishi Motors sobresale por su calidad y desempeño, por lo que varios clientes han querido realizar mantenimientos generales de sus carros y tenerlos listos para las aperturas graduales. Podemos decir que estamos entre 50% a 60% de nuestra capacidad empezando el mes de junio.

¿Cuánto han caído las ventas?
Teniendo en cuenta la parálisis de la mitad del mes de marzo, el mes de abril completo, y algo en mayo, no podemos hablar de caída en ventas en un porcentaje. Diría mejor una parálisis del negocio, por lo que las cifras del mercado no reflejan del todo la realidad del negocio. Lo que tenemos en estos momentos son varias dificultades para que los negocios se terminen de cerrar por problemas de desplazamiento de clientes, aprobaciones de entidades financieras, retomas de usados, etc. Estos procesos se deben reactivar en la medida que se permitan. Para esto hemos venido trabajando con los gremios y entre nosotros, algunas marcas. Me atrevería a decir que el sector puede llegar al final del año a 60% de lo estimado al inicio de 2019.

¿Cuáles han sido los mercados más afectados?
Es curioso, pero las cifras de ventas de varios países en el mundo han sido similares en su disminución durante los meses de marzo, abril y mayo. Reitero que no son cifras que reflejan una situación de mercado, más son cifras que reflejan unos confinamientos, cancelación de operaciones y en algunos países se ha dado la apertura gradual a partir de este mes de junio. Otro dato curioso es que las cifras de disminución han sido iguales en países con confinamiento que en países sin confinamiento. Esto denota que el miedo al virus es un componente común entre los compradores en el ámbito mundial.

¿La industria ha recibido ayuda por parte del Gobierno?
Específicamente para nuestro sector aún no, pero esperamos que prontamente podamos tener incentivos para los clientes para poder comprar carro nuevo principalmente. Nos hemos acogido a los planes generales de apoyo al empleo del Gobierno, ya que este sector es de los que aún mantienen a la mayoría de empleados activos; es uno de los sectores más importantes para la economía del país.

El miedo al uso del transporte público, ¿podría reactivar las ventas del sector de forma masiva?
Consideramos que se va empezar a dar un cambio gradual en la manera de transporte individual y familiar. Siempre la gente ha querido viajar en transporte privado que, en público, especialmente en países donde el transporte público no abarca todas las zonas de las ciudades o es muy precario. Veremos por ahora que el uso del carro actual en las familias se puede intensificar, en detrimento de otros transportes como plataformas, taxis, buses.

¿Cómo cree que será el perfil de los compradores del sector luego de la pandemia?
Tendremos a un consumidor mucho más consciente de la calidad de los carros, de lo amigable con el medio ambiente, del respaldo de la empresa que los vende y de servicios agregados en posventa, como puede ser procesos de desinfección constante del vehículo, apoyo en viajes por carretera, servicios de adquisición de accesorios directamente en el concesionario entre otros.

¿Cómo se manejará el tema de los lanzamientos en esta nueva 'normalidad’?
Definitivamente tendremos que mezclar eventos semi-presenciales con eventos digitales.  En nuestro caso, desde hace más de un mes, aceleramos nuestra estrategia digital, donde tenemos la oferta de productos y servicios al alcance de nuestros clientes en un solo click, con nuestros asesores listos a atender las preguntas. Seguimos trabajando para mejorar y ampliar este servicio virtual, donde Mitsubishi tiene uno de los primeros concesionarios 360 grados virtual en Colombia, con experiencia muy similar al visitar un concesionario físico. Lo tenemos desde esta semana en nuestra página web.

¿Cuántos lanzamientos se llevarán a cabo este año?
Las marcas pueden tener alrededor de dos y tres lanzamientos promedio en un año. Nosotros pensábamos tener cuatro lanzamientos, por lo que seguimos con los mismos planes para este año, aún teniendo en cuenta que no se realizará Salón Internacional del Automóvil en noviembre.

¿Cuántos empleos genera Mitsubishi?
Mitsubishi en su red total de concesionarios genera alrededor de 300 empleos directos. Los temas de recorte en el personal aún no se han contemplado, ya que debemos saber cuál será la realidad en la nueva normalidad, me refiero al tamaño del mercado, consumidores etc.

¿Cuántas plantas de Mitsubishi hay en el mundo? y ¿cuántas han tenido que parar?
Mitsubishi tiene 12 plantas en el mundo, principalmente en Japón y otros países en Asia. La mayoría no han tenido que parar por periodos superiores a 15 días, ya que en países como Japón el mercado no se cerró.

¿Cómo cree que será la reactivación y la recuperación?
La reactivación debe ser muy responsable desde el punto de vista del ciudadano y de las empresas. En la medida en que podamos controlar, aislar y tratar los contagios, podremos ver una reactivación de los sectores. Si esto no se da, tendremos varios confinamientos a lo largo de los meses, donde estaríamos entrando y saliendo. De esta manera es incierto hablar de una reactivación, más bien nos podemos referir a cerramientos y reactivaciones a lo largo de varios meses, mientras el virus se pueda tratar o controlar.