Eta, uno de ciclones más poderosos que ha azotado América Central en años, tocó tierra en Nicaragua a principios de este mes

Reuters

La tormenta tropical Iota, que se formó el viernes en aguas del mar Caribe, podría impactar como un huracán mayor en los próximos días las costas de Nicaragua y Honduras, una región que todavía se recupera del devastador paso del ciclón Eta.

Iota se ubicaba a unos 540 kilómetros al sur-sureste de Kingston, Jamaica, y avanzaba a seis kilómetros por hora (km/h) con dirección hacia el oeste-suroeste soplando rachas de vientos máximos sostenidos de 65 km/h, según un reporte del Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

“En la trayectoria pronosticada, Iota se moverá a través del centro del mar Caribe durante el próximo día o dos y se espera que se aproxime a las costas de Nicaragua y el noreste de Honduras tarde el domingo y el lunes”, dijo el centro.

Eta, uno de ciclones más poderosos que ha azotado América Central en años, tocó tierra en Nicaragua a principios de este mes como un huracán de categoría 4 en la escala de cinco escalones Saffir-Simpson, causando muertes y destrozando casas, carreteras e infraestructura clave.

Una de las áreas más afectadas fue la región central guatemalteca de Alta Verapaz, donde una montaña se derrumbó parcialmente sobre el pueblo de Quejá, matando y enterrando vivas a decenas de personas.

“Las inundaciones y los deslizamientos de tierra causados por fuertes lluvias podrían ser significativos en Centroamérica debido a los esfuerzos de recuperación que se están llevando a cabo después del huracán Eta”, dijo el CNH, con sede en Miami.

Iota podría provocar inundaciones repentinas potencialmente mortales hasta el miércoles por la mañana, y que los ríos se desborden también en partes de Haití y Jamaica.

En Honduras inició la evacuación en poblados y ciudades en el Valle de Sula, una de las zonas más golpeadas por las inundaciones y deslaves causados por Eta, mientras que en Guatemala, autoridades pidieron a la población poner en práctica la “autoevacuación” para salvaguardar sus vidas.