Delta apuntó que al momento no pueden adoptar compromisos financieros con las firmas donde posee participación

Diario Financiero - Santiago

Los efectos del Covid-19 se dejaron ver en la entrega de resultados financieros del primer trimestre del mayor socio internacional de Latam: la aerolínea norteamericana Delta Air Lines. Un escenario que ya sus altos ejecutivos veían venir y que en los próximos meses no le dará tregua a la industria.

La mayor firma del segmento de Estados Unidos por capitalización bursátil reportó su primera pérdida trimestral en más de cinco años y emitió un pronóstico sombrío para los próximos tres meses, aún después de recibir ayuda financiera del gobierno, debido a que espera que la demanda de vuelos siga cayendo.

Los ingresos de la firma con sede en Atlanta cayeron 18% entre enero y marzo a US$8.600 millones, lo que recién fleja una parte de la menor demanda por el coronavirus.

Durante conferencia telefónica con inversionistas y periodistas, el director ejecutivo de la aerolínea, Ed Bastian, confirmó lo adelantado en una nota a empleados hace algunas semanas, en la que estimó que los ingresos del segundo trimestre probablemente caerán un 90% con respecto al mismo período de 2019,  y pronosticó que la recuperación será larga y que la empresa reduciría su tamaño.

"Estimo que el período de recuperación podría tomar de dos a tres años. Espero que sea más pronto, pero debemos ser realistas en nuestra planificación", apuntó.

Delta detalló que dedicó el primer trimestre a medidas para ahorrar efectivo, entre ellos el recorte de gastos para hacer frente a la fuerte caída en los ingresos. Dijo que a fines de marzo consumía del orden de US$100 millones por día, una monto que espera reducir a la mitad para fines del segundo trimestre.

"La década de trabajo que pusimos en el balance general para reducir la deuda y construir activos no gravados ha sido fundamental para nuestro éxito en la obtención de capital y esperamos terminar el trimestre de junio con aproximadamente US$10.000 millones en liquidez", dijo Paul Jacobson, director financiero de la aerolínea.

Delta registró una pérdida neta de US$534 millones durante los primeros tres meses del año. Sobre una base ajustada, informó una pérdida por acción de US$0,51, un poco menos de lo que esperaba el mercado.

Asociaciones internacionales

Una de las grandes preocupaciones de los inversionistas es si la empresa mantendrá en pie sus compromisos con sus socios internacionales, entre los que destaca la chilena Latam Airlines, donde ya posee el 20% de la propiedad y está en proceso de implementar una alianza comercial.

Los ejecutivos dijeron en la conferencia telefónica que reconocían que las aerolíneas internacionales estaban atravesando momentos incluso más difíciles que las compañías estadounidenses, considerando que las restricciones de viajes entre países son más estrictas que para los viajes domésticos.

"Son asociaciones estratégicas. Nosotros seguimos en contacto permanente con todos. Al momento, no podemos hacer compromisos financieros y ellas lo saben. Estamos orgullosos de nuestras asociaciones internacionales, no tenemos intención de monetizarlas o venderlas, pero tampoco podemos comprometer ayuda financiera", aseguraron.

"Estaremos lo más cerca posible de nuestros socios, colaborando de la mano, ofrecemos ayuda comercial y estratégica para lograr la recuperación, pero no será ayuda financiera", recalcaron.

Menor capacidad y empleados

Para hacer frente a esta situación, la compañía decidió reducir su capacidad total en 85% para el trimestre que finaliza en junio; de ello, los viajes domésticos bajarán 80% y los internacionales 90%.

En tanto, para el segundo trimestre esperan que los gastos totales caigan un 50% o US$5.000 millones respecto al año anterior. Esta disminución se entiende por la reducción de la capacidad, menores iniciativas de combustible y costos. En este último, se incluyen consolidación de las instalaciones del aeropuerto, la congelación de contratación en toda la empresa y ofrecer opciones voluntarias a 37.000 empleados a través de licencias no remunerada a corto plazo, así como reducción de horarios de trabajo en toda la organización.

Liquidez y ayuda de EE.UU.

Delta recaudó recursos por US$5.400 millones desde finales de marzo, incluido un préstamo a plazo de US$3.000 millones y US$1.200 millones en arriendos de aviones. También redujo US$3.000 millones de una línea de crédito existente y los gastos de capital planificados por la misma cantidad.

La empresa dijo que espera obtener alrededor de US$5.400 millones en ayuda de la nómina del gobierno de Estados Unidos: US$3.800 millones en subvenciones y un préstamo a 10 años sin garantía de US$1.600 millones. De esto, recibió la primera entrega este lunes.

Los US$2.200 millones en el alivio de coronavirus que el Congreso aprobó el mes pasado reservan otros US$25.000 millones en préstamos para firmas del sector. Delta dijo que está considerando presentar una solicitud y que es probable que reciba alrededor de US$4.600 millones.