.
AUTOMOTOR Shell y BP enfrentan obstáculos el mercado de carga de vehículos eléctricos actuales
martes, 3 de mayo de 2022

Las perspectivas son menos optimistas para las principales compañías de petróleo y gas del mundo, en cuanto a vehículos eléctricos

Bloomberg

Una vista panorámica de la infraestructura de carga de vehículos eléctricos a nivel mundial revela una batalla que se libra por la participación de mercado en muchos sectores: servicios públicos, petróleo y gas, automóviles, comercio minorista, infraestructura, telecomunicaciones y más. Por todo esto, la carga de vehículos eléctricos ofrece la oportunidad de diversificarse y crecer. Pero las perspectivas son menos optimistas para las principales compañías de petróleo y gas del mundo, que están defendiendo su participación actual en el mercado de combustibles.

Las compañías de petróleo y gas se están quedando atrás en el mercado de carga pública. Según la investigación de BNEF, operan menos del 1 % de los cargadores públicos en China, el 2 % en EE. UU. y el 13 % en Europa. Diferentes dinámicas están en juego en cada región. En China, el gobierno ha brindado un camino más claro a las empresas de servicios públicos estatales. En los EE. UU., las principales compañías de petróleo y gas hasta ahora han mostrado menos interés en la mayoría de las cosas ecológicas, como lo reflejan los puntajes de transición de petróleo y gas de BNEF. Además, la actividad de carga de vehículos eléctricos es limitada en comparación con Europa, donde las principales empresas tienen carteras importantes de energía renovable.

Pero varias adquisiciones y anuncios recientes prometen impulsar las acciones de estas empresas en los diversos mercados de vehículos eléctricos en la próxima década. Shell y BP, con operaciones de carga en Europa, EE. UU. y China, han establecido ambiciosos objetivos de implementación. En los últimos cinco años, Shell ha adquirido una variedad de empresas emergentes de carga (el proveedor de carga de postes de luz Ubitricity, New Motion en Europa y Greenlots en EE. UU., entre ellas) y ha formado una sociedad con BYD de China. Su objetivo es operar 500.000 cargadores en todo el mundo para 2025.

BP ha firmado varios acuerdos, incluidas las adquisiciones del proveedor británico Chargemaster y la empresa estadounidense de carga de flotas Amply Power. Y es parte de una empresa conjunta con Didi en China y el proveedor de software Digital Charging Solutions. BP dice que espera instalar 70.000 cargadores en todo el mundo para 2030.

Estos y otros esfuerzos son un intento de reemplazar las pérdidas futuras en los ingresos por combustible, que probablemente se reducirán debido al costo más bajo de la electricidad y la mayor eficiencia de los vehículos eléctricos; además, alrededor del 50% de las ventas se perderán debido a la carga en el hogar y en el depósito.

La carga ultrarrápida para vehículos de pasajeros y flotas, siguiendo su modelo de gasolinera, son prioridades tanto para BP como para Shell. Pero incluso esos planes se quedan cortos. BP planea instalar 8,000 cargadores en 4,000 estaciones de servicio BP y Aral en Europa, lo que equivale a dos cargadores por estación, apenas un bache en comparación con los diez enchufes en las estaciones de sobrealimentación de Tesla. El enfoque limitado no persuadirá a los consumidores de que esto es conveniente para ellos, y los costos de mantenimiento podrían resultar altos dada la menor cantidad de cargadores por sitio.

También existe la duda de si modernizar las estaciones de servicio con cargadores es la estrategia correcta para las compañías de petróleo y gas. Es posible que la red existente no ofrezca las mejores ubicaciones para los cargadores en el futuro, especialmente a medida que se expande la carga minorista. Los supermercados han tenido éxito en este mercado. Muchos, incluidos Walmart y la cadena de supermercados alemana REWE, junto con otros minoristas y restaurantes como McDonalds, están instalando cargadores ultrarrápidos. Los conductores pueden aparecer en una estación de servicio local de vez en cuando, si es su única opción. Pero para tiempos de carga más largos, digamos de 20 a 40 minutos, probablemente sería más atractivo ir a un supermercado, centro comercial o restaurante para enchufarlo mientras hace otros mandados.

Las compañías de petróleo y gas se están dando cuenta de estas tendencias. Shell ha instalado una estación de carga ultrarrápida de nueve compartimentos en Londres y ha firmado un acuerdo con Waitrose para instalar cargadores, aunque más lentos de 22 a 50 kW, en todas las tiendas del Reino Unido. Aun así, el camino por delante no será recto: tendrán que ser creativos para conquistar el mercado de carga y diversificarse a lo largo de la cadena de suministro.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

EE.UU. 24/05/2022 Biden exige que EE.UU. "haga frente" a fabricantes de armas tras la masacre de Texas

“Como nación tenemos que preguntarnos: ¿Cuándo vamos a hacer frente al lobby de las armas?", dijo esta noche el presidente

Laboral 24/05/2022 El teletrabajo sigue pero presencialidad es mayor en Goldman que en Credit Suisse

Thomas Gottstein, CEO de Credit Suisse Group, dijo que “nunca volveremos al antiguo 80% o 90% de las personas en la oficina”

Estados Unidos 24/05/2022 Elon Musk sale nuevamente del club de los US$200.000M debido a la caída de Tesla

El empresario vio cómo su fortuna se redujo en 5,4% a US$192.700 millones por una caída de casi 7% en las acciones de Tesla Inc

MÁS GLOBOECONOMÍA