En un mes, el WTI logró una recuperación de 74% de su valor, mientras que el Brent recuperó más de 40% de su valor

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

Luego de las fuertes caídas que registraron los precios del petróleo durante abril, las cotizaciones de crudo se recuperaron en lo corrido de mayo gracias a la puesta en marcha de los recortes anunciados por la Opep de casi 10 millones de barriles al día, los reinicios de algunas economías y las expectativas que hay por la reunión de la Opep+ esta semana.

Según información de Expansión, “las expectativas de cara a la reunión que celebrará la Opep+ apuntan a un acuerdo para prorrogar el recorte récord de producción adoptado en abril, de 9,7 millones de barriles diarios, cerca de 10% de la producción mundial previa a la crisis del nuevo coronavirus”.

La expectativa por la nueva reunión de los países del cartel sumado a los reinicios económicos son dos factores que han llevado a que las dos referencias del ‘oro negro’ alcancen máximos de tres meses, con cotizaciones cerca al techo de US$40. Una muestra de esto es que el Brent cerró la jornada de ayer (3:00 p.m.) en US$39,62 y el WTI en US$36,87.

Con el cierre de la jornada previa, el WTI completó un avance de 74% frente al precio que registró el 4 de mayo que fue de US$21,17, mientras que el Brent recuperó más de 40% de su valor, luego de iniciar el quinto mes del año en US$27,79. Por ello, Julio César Vera, presidente de la Fundación Xua Energy, dijo que “lo lógico es que la Opep+ mantenga las reducciones, de tal forma que el petróleo pueda ubicarse en el nivel de US$45 - US$55 por barril”.

A pesar de que lo mejor para el mercado petrolero sería que se mantuvieran los recortes, no hay que dejar de lado que los representantes de cada uno de las naciones que asistirán a la nueva reunión tienen diferentes posiciones frente a la baja en la oferta. Rusia quiere reducir cuanto antes la magnitud de los actuales recortes, mientras que Arabia Saudita quiere mantenerlos hasta el cierre del año.

Teniendo en cuenta estas visiones, Citigroup detalló que “la opción más probable sea un acuerdo en el que cedan ambas partes. La alternativa sería la prórroga de los recortes actuales durante los meses de julio y agosto, hasta el 1 de septiembre, con una reunión previa a esta fecha para actualizar su estrategia”, reseñó Expansión.

LOS CONTRASTES

  • Julio César VeraPresidente Fundación Xua Energy

    “El precio del petróleo se seguirá recuperando lento, pero seguro. Podría estar en el rango de US$40 a US$45 por barril, si no se presentan rebrotes u otros factores que podrían afectar la demanda”.

Otro escenario que se podría dar es se extendieran los recortes solo por un mes más, con el fin de llevar a cabo una revisión periódica del comportamiento del mercado de crudo en medio de la pandemia. “Esta opción pondría en peligro la remontada que registra el precio del petróleo”, citó el diario español.

Además del anterior reto que deberán superar las referencias de crudo en las bolsas, Vera explicó que “la recuperación del petróleo podría, por cualquier anuncio de nuevos aislamientos en el mundo por nuevos rebrotes del covid-19, sobretodo en países que ya han logrado aplanar la curva de contagio, tener una nueva repercusión sobre la demanda” y así nuevamente bajar.

El futuro de la demanda
Pese a los avances que ha registrado el mercado petrolero por la ‘nueva normalidad’ que se está empezando a vivir en algunas partes del mundo en el último mes, el Banco Mundial detalló en un informe que prevé una caída de 9% en la demanda de petróleo este año.

La caída anterior tendrá un fuerte impacto en los países emergentes, ya que según el organismo internacional, “un país promedio de los mercados emergentes que sufre una crisis financiera podría ver una caída de su producción de 8% en un período de cinco años, mientras que en el caso de los exportadores de petróleo el desplome alcanzaría 11%”.

Estos desplomes a los que se enfrentarán los países dependientes del crudo, como es el caso de Colombia, Ecuador, México, entre otros, son una muestra de que se debe apostar a un cambio de la matriz exportadora y productora que se tiene actualmente, señaló el Banco Mundial en la publicación.