Argentina y Venezuela continúan liderando el listado de países latinoamericanos con una variación del índice de precios al consumidor de doble dígito.

Johana Lorduy - jmunoz@larepublica.com.co

En la convención bancaria de este año, el gerente general del Banco de la República, Juan José Echavarría, manifestó que la inflación en Colombia estaba controlada. Sin embargo, la expectativa tras varias encuestas hechas, según indicó Echavarría, es que este indicador estaría muy pronto cerca de 3,4%. A pesar de esa preocupación, un sondeo LR mostró que Colombia es el tercer país de la región con el dato de inflación más bajo tomando las cifras de mayo 2019.


En ese top tres de países con una baja inflación, se encuentra en primer lugar Perú, que reportó en mayo un alza de los precios de 0,15%, lo que llevó a un dato anualizado (enero a mayo) de inflación de 1,27%, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadísticas e Informática.
Entre los datos que impulsaron este resultado en Perú se encuentra el rubro de alimentos y bebidas, que tuvo un crecimiento 0,13%. Igualmente, el rubro de alimentos y bebidas consumidos fuera del hogar tuvo un incremento de 0,27%.
El segundo país con una menor variación en el costo de vida a mayo fue Chile. Según el Instituto Nacional de Estadísticas, el Índice de Precios al Consumidor tuvo una variación mensual de 0,60%, acumulando 1,5% en lo que va del año, entregando un dato anualizado de 2,3%.
Entre los rubros que impulsaron este resultado se destacan: bebidas alcohólicas y tabaco, con un crecimiento de 0,70%; alojamiento, agua, electricidad y gas, con 1,80%; muebles y artículos para el hogar, con 1,80%; recreación y cultura, con 2,6%.
La tercera posición en listado de países suramericanos con el dato de inflación más bajo es Colombia, que cerró mayo reportando un alza del IPC de 0,31%, lo que llevó al dato anualizado de inflación a 3,31%.
Según un informe del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), los rubros que más crecieron en mayo fueron el de alimentos y bebidas no alcohólicas, con 0,65%; y el de alojamiento, agua, electricidad y gas con 0,43%; y bebidas alcohólicas y tabaco, que reportó un aumento importante de 0,79%.
Alejando Pavel Vidal, economista y profesor de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali, afirmó que Colombia, al igual que Chile y Perú, logró una desaceleración organizada de su economía después de la caída del precio de los commodities. “El tipo de cambio flexible permitió corregir los desequilibrios externos, y así la política monetaria pudo ocuparse de manejar la tasa de interés para primero controlar la inflación”, dijo Pavel Vidal.
Otra de las características que destaca el economista es que poder ajustar el PIB a su nuevo “y más bajo” potencial de crecimiento ha sido clave para “evitar un exceso de demanda que terminara en una corrección al alza de los precios domésticos”, apuntó.
Argentina y Venezuela continúan presentando una inflación compuesta por dos dígitos, lo que ubica a estos dos países en la lista de naciones, a nivel mundial, que se encuentran con saldos en rojos. Raúl Ávila, profesor de economía de la Universidad Nacional, destaca que países como Sudán, Nigeria, Yemen, Liberia e Irán estarían en las mismas condiciones.

Los cereales y sus productos derivados presentaron la mayor alza en Venezuela
Según un informe entregado por el Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores (Cenda), Venezuela presentó un alza en sus productos entre 22% y 72%. Rubros como los cereales y derivados, en el que se encuentran la harina de maíz, el arroz y las pastas, fueron los que registraron el mayor aumento. Es así como una familia en Venezuela para poder adquirir rubros que contienen la proteína animal, como carnes, huevos o pescados, necesita el equivalente a nueve salarios mínimos de los soberanos. Para el mes de abril, solo eran seis los salarios mínimos requeridos.